Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Hijos adoptivos dueña Clarín aceptan prueba de ADN

 


Publicidad

BUENOS AIRES (AP) — Los hijos adoptivos de la dueña del grupo de medios argentino Clarín aceptaron el viernes someterse de forma voluntaria a una extracción de sangre en el marco de la causa que busca determinar si fueron apropiados a personas desaparecidas durante la última dictadura militar (1976-1983).

Marcela y Felipe Noble presentaron un escrito a la jueza Sandra Arroyo en el que manifestaron además su voluntad de que sus muestras biológicas sean comparadas con las de todos los familiares de desaparecidos conservadas en un banco genético, a lo que hasta ahora se habían negado.

Alejandro Carrió, abogado de los hijos adoptivos de la empresaria Ernestina Herrera de Noble, dijo a AP que los hermanos decidieron poner fin una causa judicial que se prolonga desde hace diez años. “Están hartos de ser atacados y de que se digan mentiras sobre ellos. Tienen el estado anímico vencido por luchar tanto por sus derechos”, dijo el letrado.

La organización Abuelas de Plaza de Mayo, querellante en la causa, exigía que los Noble cotejaran su perfil genético con el de todos los familiares de desaparecidos archivados en el Banco Nacional de Datos Genéticos. Pero los hermanos sólo accedían a comparar su ADN con el de dos familias de desaparecidos.

En una entrevista concedida a AP hace un año afirmaron además que no están interesados en conocer su verdadera identidad y defendieron a su madre adoptiva.

La Cámara Nacional de Casación Penal, el mayor tribunal penal del país, ordenó el pasado 2 de junio la extracción de muestras biológicas a ambos, con o sin su consentimiento, pero fijó un límite para la comparación de las mismas con las de un número determinado de familiares de desaparecidos.

Los hermanos Noble podían apelar esta decisión ante la Corte Suprema de Justicia pero decidieron no hacerlo y en su lugar aceptaron la extracción de muestras de sangre ante la jueza Arroyo, que lo había ordenado meses atrás, señaló Carrió.

Los hermanos fueron adoptados en 1976 en un proceso lleno de irregularidades según las Abuelas de Plaza de Mayo, que han logrado restituir la identidad a 104 hijos de víctimas de la represión militar.