Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Venezuela: militares mantienen sitio a cárcel

 


Publicidad

Caracas, 20 jun (EFE).- El Gobierno venezolano mantenía hoy el sitio militar a la prisión El Rodeo II, cercana a Caracas, donde un millar de presos, liderados por varios “mafiosos” fuertemente armados, están atrincherados hace cuatro días.

Desde que unos 5.000 miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GBB, policía militarizada) iniciaron hacia el amanecer del viernes un operativo para desarmar a los reclusos de la prisión de El Rodeo I y su vecina Rodeo II, dos militares y un preso han fallecido y otros 22 soldados han sido heridos.

Estas “son las cifras oficiales hasta esta hora, pero no podemos aportar cifras de El Rodeo II en tanto y cuanto no ingresemos y no nos permitan hacer la requisa y ver lo que allí ha pasado”, dijo hoy el ministro del Interior, Tareck El Aissami.

El Aissami indicó a la emisora caraqueña Unión Radio que, de acuerdo a la información suministrada por un reo de El Rodeo II que logró salir de esa penitenciaría, puede haber más muertos por “las propias mafias violentas” de la cárcel.

Según el testimonio del recluso, los líderes de esa cárcel asesinaron a algunos internos que “levantaron su voz de protesta” a favor de la intervención gubernamental, dijo el ministro.

El viceministro del Interior, Néstor Reverol, detalló al inicio de la operación que en ambas cárceles había un total de 4.711 presos y que 3.524 de ellos colmaron los patios para desmarcarse de quienes se atrincheraron para resistir la operación.

Alrededor de 2.500 de estos 3.524 presos comenzaron a ser trasladados durante el fin de semana a prisiones del interior del país, en tanto que el millar y medio restante se atrincheró en una de las edificaciones de El Rodeo II.

La operación de desarme fue ordenada después de que en los días previos murieran 22 personas y 14 resultaran heridas en El Rodeo I, como consecuencia de un enfrentamiento entre bandas.

La acción de desarme ha sido “bastante costosa” para la GNB y “bastante dilatada en el tiempo, precisamente porque las instrucciones” del presidente del país, Hugo Chávez, “es no causar ningún tipo de baja” entre los reclusos, subrayó previamente el vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua.

Familiares de los presos se quejaron hoy de la falta de información, pese a que el ministro El Aissami anunció ayer la conformación de un comisión con diez representantes de los familiares para mantener “un flujo de información de primera mano” y así evitar, señaló, que los medios de comunicación “los manipulen”.

“Anoche fue que medio pudimos saber algo de alguno, pero no es uno ni dos, son miles de personas que no sabemos sobre ellas (…); de mi familia no sé todavía, no sé si está trasladado, no sabemos (…), son contadas las personas que saben de sus familiares”, dijo hoy a Efe Francis González, hermana de uno de los presos.

“Aquí no hay nada disfrazado, no estamos con política, estamos como seres humanos, no solamente por mi hermano, por todos en general”, añadió.

“Los muchachos se quieren rendir y los guardias lo que hacen es zumbarles en el (Rodeo) II (…), les zumban plomo y plomo, porque ellos quieren acabar con esos muchachos”, aseguró a Efe a su vez Marisol Muñoz, otra de los familiares.

El ministro El Aissami, tras criticar a los medios de comunicación privados que, a su entender, han “tratado de manipular de manera irresponsable esta situación tan delicada”, insistió en que los jefes de los amotinados “persisten en actitud hostil y han negado posibilidad de diálogo”.

“Falta mucho por hacer”, admitió.

El Aissami garantizó que se respetan los derechos de los reclusos, pero familiares de algunos de ellos lo pusieron en duda y y sostuvieron que se trata de una operación “salvajista”.

El Aissami está en la mira de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la alianza que aglutina a la oposición a Chávez en la Asamblea Nacional, que pide su dimisión.

La MUD comenzó hoy a recopilar firmas de ciudadanos que secundan la demanda de renuncia del ministro por la crisis carcelaria y también, según expresó en un comunicado, por “el aumento de la inseguridad en Venezuela, principal muestra del fracaso de la gestión ministerial de este funcionario”.