Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fallece en Brasil persona más vieja del mundo

 


Publicidad

SAO PAULO (AP) — Una mujer brasileña considerada por los Récords Mundiales Guinness como la persona más vieja del mundo falleció el martes, a unas cuantas semanas del que hubiera sido su cumpleaños 115.

El título queda ahora en manos de una mujer estadounidense.

María Gomes Valentim falleció a causa de una falla múltiple de órganos, dijo Helerson Lima, vocero del asilo de ancianos en donde vivía. Valentim iba a cumplir 115 años el 9 de julio.

Guinness dijo el martes en su portal en la internet que Valentim, “la primera supercentenaria brasileña en tener el título”, falleció a la edad de 114 años y 347 días.

El 18 de mayo, Guinness determinó que Valentim era 48 días más vieja que la persona considerada previamente la más anciana del mundo, Besse Cooper, de Monroe, Georgia.

“Con el fallecimiento de María, el título de Persona Más Vieja del Mundo regresa a la estadounidense Besse Cooper, de 114 años y 299 días”, dijo Guinness.

Guinness verificó que Valentim nació el 9 de julio de 1896 en la ciudad de Carangola, en el estado sureño de Minas Gerais, donde vivió toda su vida.

El mes pasado, Guinness dijo en su portal que Valentim, que era conocida como Abuela Quita, atribuyó su longevidad a su dieta: comer un bollo de pan cada mañana, con café, frutas y el ocasional vaso de leche con linaza.

La familia de Valentim le dijo a reporteros que era muy testaruda y no se metía en los asuntos ajenos. Dijeron además que el padre de Valentim vivió hasta los 100 años.

“Ella dice que ha vivido un largo tiempo porque siempre se ha cuidado y no se ha entrometido en las vidas de otros”, dijo su nieta Jane Ribeiro Moraes, de 63 años, a un periódico local en mayo.

Valentim se casó con su esposo, Joao, en 1913. Este falleció en 1946.

A Valentim le sobreviven cuatro nietos, siete bisnietos y cinco tataranietos. Su único hijo falleció a inicios de los noventa a los 75 años.

Valentim sería sepultada el martes por la tarde en el cementerio de Carangola.