Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU: Tormentas y rayos amenazan última misión de transbordador

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — Un pronóstico de lluvia amenazaba con retrasar el último lanzamiento de un transbordador espacial de la NASA, programado para el viernes, y la caída de un rayo cerca de la plataforma causó brevemente una oleada de preocupación en la agencia espacial antes de que los ingenieros llegaran a la conclusión de que la nave espacial estaba bien.


Publicidad

El rayo golpeó una torre de agua a unos 150 metros (500 pies) de la plataforma de lanzamiento al mediodía del jueves, informó la NASA. Los técnicos se apresuraron a revisar si había problemas eléctricos, pero un comité de revisión descartó cualquier daño.

A lo largo de los años, los rayos han golpeado la plataforma de lanzamiento o sus alrededores de vez en cuando, lo que

ha retrasado unos pocos lanzamientos, pero sin causar daños.

El pronóstico para el viernes, mientras tanto, parecía sombrío, con una probabilidad del 30% de un clima aceptable en el momento del lanzamiento, las 11:26 de la mañana.

El director de pruebas de la NASA, Jeff Spaulding, señaló que han logrado lanzar transbordadores espaciales con más nubes en el horizonte.

“Hay alguna oportunidad allí”, dijo el jueves mientras la lluvia se extendía. “Sería un día muy difícil si se toma la decisión de no ir y resulta que hay un buen clima”.

Las probabilidades de buen tiempo para volar mejoran con cada día que pasa, dijo la encargada del pronóstico meteorológico del transbordador, Kathy Winters. La hora de lanzamiento se mueve un poco más temprano cada día, y eso ayuda, dijo.

La NASA tiene hasta el domingo, posiblemente el lunes, para poner al Atlantis y sus cuatro astronautas en órbita. De lo contrario, la nave permanecerá en tierra hasta el siguiente fin de semana debido al lanzamiento programado de un cohete de la Fuerza Aérea, el cual tiene prioridad.

El pronóstico del viernes tendría que empeorar antes de que se tome la decisión de suspender el lanzamiento, indicó el jefe de misión Mike Moses en una conferencia de prensa el miércoles. Se requiere que no haya lluvias ni tormentas alrededor en un radio de 37 kilómetros (23 millas) desde el centro espacial, entre otras cosas, con el fin de que el Atlantis pueda estar listo para el despegue.

El director de lanzamiento Mike Leinbach no sólo quiere un agujero entre las nubes para que el Atlantis pueda pasar por él; simplemente no quiere saber nada de nubes para este histórico despegue, el último del programa de transbordadores espaciales que duró 30 años.

Se espera que entre 750.000 y 1 millón de personas atesten la región para el último lanzamiento, cifra que rivalizará con las multitudes que se reunían para los lanzamientos de las misiones Apolo a la luna.