Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La Marina mexicana detiene al jefe de Los Zetas en el norte del país

Marinos mexicanos detuvieron al presunto líder de la organización narcotraficante Los Zetas en San Nicolás de los Garza, uno de los municipios más ricos de México, y a una mujer que le acompañaba, informó este miércoles la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar).


Publicidad

Raúl García Rodríguez, alias “El Sureño”, fue capturado en el barrio Cumbres 2 de la ciudad de Monterrey, capital del norteño estado de Nuevo León, después de que los soldados recibieron una denuncia ciudadana, indicó la Semar en un comunicado.

En la acción, los uniformados también capturaron a una mujer identificada como Abril Samanta Morón Díaz, quién podría ser la pareja sentimental del detenido.

Las autoridades les decomisaron un fusil AK-47, una pistola calibre 9 milímetros, cuatro cargadores abastecidos, un vehículo, 200 dosis de cocaína y otras 100 del estupefaciente conocido como “piedra”.

La pareja fue trasladada a Ciudad de México y puesta a disposición de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), organismo dependiente de la fiscalía federal que deberá formular la acusación contra los arrestados.

San Nicolás de los Garza hace parte del área metropolitana de Monterrey y es considerado como uno de los diez municipios con mayor nivel de vida en México.

Los Zetas surgieron como un brazo armado del cártel del Golfo, del que se separaron en 2010, e intentan expandir su control territorial en México, lo que los enfrenta con otros grupos narcotraficantes.

La principal zona de acción de esta organización criminal es el noreste de México.

Según las autoridades, Los Zetas cada vez se involucran más en el secuestro y tráfico de inmigrantes indocumentados y tienen una fuerte presencia en Guatemala, donde en mayo pasado asesinaron a 27 campesinos en la norteña región de Petén. EFE