Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Chávez, acostado y en quimioterapia, arremete contra sus opositores

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, acusó este jueves a sus opositores de conspirar contra su Gobierno, en una llamada telefónica que, dijo, hacía acostado desde La Habana, mientras continuaba recibiendo nuevas dosis de quimioterapia en el cuarto día de ese tratamiento.


Publicidad

“Aquí relajadito, acostadito (…), asimilando bien el tratamiento” y encomendado “a dios, a la virgen, a los santos de la sabana, a los médicos”, dijo en una llamada telefónica transmitida por la televisión estatal en un acto con motivo de la inauguración de un centro médico construido en Caracas con ayuda cubana.

Tras pedir y arrancar aplausos para el líder cubano Fidel Castro y la misión médica cubana, Chávez indicó que sus opositores no reconocen ese esfuerzo y “andan conspirando”, en una comunicación que rompió dos días de silencio del presidente venezolano.

El mandatario acusó a sus oponentes de optar por la vía de la conspiración “porque miran las encuestas” que vaticinan que el próximo año ganará las elecciones que definirán el período presidencial 2013-2019, y añadió: “no nos van a ganar las elecciones; los vamos a noquear”.

“Andan conspirando y detrás de ellos está el imperio”, añadió en alusión a Estados Unidos, a cuyo Gobierno atribuyó haber ordenado disminuir en “casi 2 millones de millones de dólares” el gasto social y de no querer “cortar los gastos militares”.

“Pido unidad desde mi cama, pero victorioso”, porque “estamos ganando y ganaremos”, para vivir “como el pueblo: cada día mejor”, añadió.

Chávez viajó el pasado fin de semana a Cuba para continuar su tratamiento contra un cáncer, después de que el pasado 20 de junio se le extrajera un tumor canceroso en la isla.

“Estaré varios días, no menos de una semana, en esta segunda etapa de quimioterapia”, señaló el pasado viernes, cuando advirtió que esta segunda parte del tratamiento contra el cáncer le obligaría a bajar “un poco” su perfil público.

Sin embargo, poco después del acto en Caracas, Chávez participó nuevamente vía telefónica en un acto militar desarrollado en su natal Barinas (oeste), y confesó: “no aguanté las ganas y llamé”.

“Estoy tranquilo espiritualmente, estoy asimilando bien el tratamiento (…) y mañana terminamos esta sesión y pronto estaré de nuevo en Venezuela”, añadió.

Denunció que los jefes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) son víctimas de una oposición, a la que llamó “canalla hipócrita, apátrida e indigna”, la cual, subrayó, hasta pide su renuncia.

“No es que sean brutos, sino que manipulan” y “están en conspiración abierta (…); la canalla arremete contra los líderes, los generales del pueblo, no de la oligarquía”, sostuvo Chávez y les pidió a los militares “no caer en provocaciones”.

“No se equivoquen, no se vayan a equivocar otra vez (…) a ustedes les hablo: déjenme quieta a la Fuerza Armada”, insistió.

“Creen que somos eunucos; eunucos serán ellos, los de la MUD”, añadió en alusión a la Mesa de la Unidad Democrática, la alianza que aglutina una treintena de partidos y organizaciones antichavistas.

Chávez también anunció que ha obtenido créditos por un total de 12.000 millones de dólares de Rusia, China y Brasil para modernizar la Fuerza Armada, de los que, aseguró, ofrecerá detalles una vez que regrese al país, aunque anticipó que los pagará con petróleo. EFE