Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

FAO dice que la hambruna se puede extender aún más en Somalia

La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) alertó este  de que la hambruna, que ya afecta a cinco regiones de Somalia, probablemente seguirá extendiéndose y llegará a otras zonas del país africano para finales de este mes.


Publicidad

Durante una cumbre sobre la crisis alimentaria que vive el Cuerno de África convocada por la FAO en su sede de Roma, el director general de esta agencia de la ONU, Jacques Diouf, explicó además que las ayudas van llegando “lentamente” a las zonas afectadas y las necesidades inmediatas “van quedando progresivamente satisfechas”.

“En las ultimas tres semanas la crisis en el Cuerno de África se ha deteriorado y agravado hasta llegar a ser dramática. La hambruna se ha declarado y ha extendido a otras tres zonas de Somalia y es probable que para finales de agosto afecte a otras zonas del sur” del país, afirmó Diouf.

Esta nueva cumbre de la FAO sucede a la celebrada el pasado 25 de julio, en la que no se lograron acuerdos concretos de calado (entonces las regiones de Somalia en situación de hambruna eran solo dos), y llega como preparación para el encuentro convocado por la Unión Africana (UA) en Addis Abeba para el 25 de agosto.

Diouf inauguró la cumbre con un discurso en el que ya no solo recordó que 12,4 millones de personas pueden morir de hambre en el Cuerno de África, sino que insistió también en la necesidad de dinero para hacer frente a la crisis.

Indicó que “se dispone de planes de inversión ya aprobados, pero falta financiación. Si los gobiernos y sus socios donantes no actúan ahora, la hambruna volverá y será una vergüenza para la comunidad internacional”.

“Es nuestra responsabilidad -añadió- ayudar a las poblaciones afectadas, pues es inadmisible que en nuestra época, con los recursos financieros, las tecnologías y los conocimientos que tenemos, más de 12 millones de personas puedan morir de hambre”.

Después de que las organizaciones humanitarias hayan podido empezar a ejecutar sus programas de asistencia en la zona, incluida una Somalia en la que habían tenido grandes problemas de seguridad, la comunidad internacional mira ahora al futuro.

“Desde luego que hoy hemos de salvar vidas, pero debemos contribuir a la vez al desarrollo de modos de vida sostenibles para evitar catástrofes como estas en el futuro. Las poblaciones en el Cuerno de África han realizado esfuerzos loables, pero, hoy por hoy, sus recursos se han visto superados por la combinación de sequía, precios altos de los alimentos y conflictos”, dijo Diouf.

La FAO considera que la actual crisis alimentaria del Cuerno de África, donde hay 2,3 millones de niños afectados por malnutrición (600.000 de modo grave), es también la consecuencia de tres décadas de inversión insuficiente en la agricultura y el desarrollo rural.

“Es importante, ante la previsión de la lluvia de octubre, que se lleve a cabo una repoblación estratégica de rebaños y apoyar la producción agrícola a pequeña escala, con el suministro de agua de riego, sistemas de riego, fertilizantes y técnicas adecuadas. Esto deberá extenderse hasta la temporada de lluvias en la primavera de 2012”, explicó Diouf.

En la cumbre no participaron representantes gubernamentales de primer orden, a excepción de los ministros de Agricultura de los países afectados por esta crisis, para la que la FAO necesita 118,3 millones de dólares a fin de poder seguir prestando “apoyo inmediato” a la población concernida.

“Insto a los gobiernos, a las organizaciones internacionales, a que aumenten sus esfuerzos y se enfrenten al reto de la hambruna en Somalia. Podemos y debemos hacer más. Necesitamos más recursos, más coordinación y una mediación internacional urgente que haga frente a esta crisis humanitaria sin precedentes”, indicó el ministro de Agricultura de Somalia, Abdullahi Hassan.

En este sentido, Sally Kosgei, titular de Agricultura de Kenia, uno de los países que soportan en mayor medida el flujo de desplazados de Somalia, pidió “asistencia porque los refugiados viven junto a personas que se están muriendo de hambre”.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) insistió en su “tolerancia cero” hacia la malversación de las ayudas, después de que se denunciara la existencia de un supuesto mercado ilegal en Somalia con los suministros facilitados por este organismo de la ONU.

Y la organización humanitaria Oxfam anunció que enviará a Mogadiscio 47 toneladas de material sanitario para hacer frente a la epidemia de cólera declarada en la capital somalí. EFE