Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irene llegó a Carolina. Nueva York se prepara para lo peor

Con el sol aún brillando sobre el cielo de Nueva York, la ciudad de los rascacielos se preparaba este viernes para la llegada de un huracán que transformará el paisaje de la ciudad en cuestión de horas y que el sábado por la noche podría hacer temblar la ciudad con vientos de hasta 144 kilómetros por hora y copiosas lluvias.


Publicidad

Lo que más preocupa a las autoridades es la fuerte subida de las aguas que bañan la isla de Manhattan y los barrios de Brooklyn, Queens y Staten Island. De ahí que por primera vez en la historia de Nueva York, el alcalde Michael Bloomberg anunciara la evacuación obligatoria de 250.000 personas que viven en las zonas de riesgo de inundación, además del desalojo de los hospitales y asilos cercanos a las zonas costeras.

“Nunca hemos ordenado una evacuación y no lo haríamos si no pensáramos que la tormenta es potencialmente muy peligrosa” declaró el alcalde Michael Bloomberg en una rueda de prensa el pasado jueves. Además, a partir del sábado, el alcalde ha ordenado el cierre paulatino del sistema de transporte público, por miedo a que las inundaciones que el huracán pueda provocar paralicen el sistema y atrapen a los ciudadanos en su interior.

Kitty Hawk, Carolina del Norte. Surfista aprovecha las olas antes de la llegada del huracán.

‘Irene’ todavía es un ciclón de categoría 2 en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos en un boletín. Se ha emitido un aviso de huracán (paso del sistema en 36 horas) desde Nueva Jersey, Nueva York y hasta la costa de Massachusetts, incluyendo las islas de Martha’s Vineyard y Nantucket.

 

‘Irene’, que podría afectar a unos 65 millones de personas en la costa este de Estados Unidos, se acercará a Carolina del Norte hoy en la noche y podría impactar el sábado.

El ojo del huracán estaba localizado a 425 kilómetros al sur-suroeste de cabo Hatteras, en Carolina del Norte.

Los meteorólogos recomendaron a los residentes no bajar la guardia porque el ciclón “todavía representa un riesgo alto, ya que podría causar una marejada ciclónica extremadamente peligrosa que elevaría el nivel del agua entre dos y tres metros sobre el promedio normal” arrojando además intensas lluvias.

El sistema tropical es considerado un “gran huracán” ya que sus vientos con fuerza de huracán se extienden 150 kilómetros desde su centro y los de fuerza con tormenta tropical a 465 kilómetros.

Después de su asalto a Carolina del Norte girará lentamente hacia el norte-noreste desplazándose por la costa noreste y afectará a muchas ciudades que se encuentran a lo largo del área, informó el meteorólogo Félix García, del CNH.

Se mantiene un aviso de tormenta tropical para la bahía Chesapeake, en Virginia, y Tidal Potomac, en Washington D.C.

Los meteorólogos informaron que posiblemente se extiendan los alertas hacia Nueva Inglaterra hoy en la tarde y sugirieron a los residentes de otros lugares en el noreste de EE.UU. y el sureste de Canadá estar atentos a la trayectoria del huracán.

‘Irene’ es el primer huracán de la temporada de ciclones del Atlántico y ya dejó al menos seis muertos a su paso por el Caribe.

El CNH también indicó que la décima depresión tropical estaba localizada a las 21h00 GMT a 1.065 kilómetros al oeste del archipiélago africano de Cabo Verde.

El sistema tropical mantiene vientos máximos sostenidos de 55 kilómetros por hora. EFE