Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Irán llama a Siria a dialogar con oposición

Mientras las fuerzas de seguridad sirias continuaban este jueves su violenta batida contra disidentes, el régimen recibió una exhortación inesperada de poner fin de la violencia por parte de su aliado más estrecho, Irán, en un indicio de creciente alarma ante la sublevación de seis meses.


Publicidad

En una entrevista en vivo en Teherán, el presidente Mahmud Ahmadineyad dijo que su homólogo sirio Bashar Assad debería suspender su violenta represión y hablar con la oposición.

“Debería haber conversaciones” entre el gobierno sirio y sus oponentes, le dijo Ahmadineyad a Radiotelevisao Portuguesa el miércoles por la tarde.

“Una solución militar nunca es la solución adecuada”, dijo Ahmadineyad.

El presidente iraní hizo estas declaraciones el mismo día en que fuerzas sirias de seguridad lanzaron uno de los más violentos ataques militares contra la ciudad rebelde de Homs, matando al menos a 20 personas, dijeron activistas.

El jueves, los activistas dijeron que había reportes de disparos de ametralladoras y explosiones al tiempo que vehículos militares irrumpieron en un área cerca de la frontera con Turquía.

La oposición siria — que está dividida y mayormente desorganizada — ha descartado en general un diálogo mientras las fuerzas de Assad prosigan con su represión, que la ONU estima ha matado a unas 2.200 personas.

La represión ha causado un amplio aislamiento internacional para Damasco, aunque Irán había repetido los argumentos del régimen sirio que atribuyen la revuelta a una “conspiración extranjera”.

Los comentarios de Ahmadineyad son un claro alejamiento de esa línea y parecen reflejar la creciente impaciencia con Assad.

A finales del mes pasado, el canciller iraní Alí Akbar Salehi llamó a Assad a escuchar algunas de las “legítimas demandas” de su pueblo.

Las relaciones con Irán son claves para el régimen sirio, que enfrenta su peor aislamiento internacional en más de 40 años de dominio por la familia Assad.

Estados Unidos y otras naciones han acusado a Irán de ayudar en la represión siria. El mes pasado la Unión Europea impuso sanciones contra la unidad elite de la Guardia Revolucionaria de Irán, diciendo que la Fuerza Quds está proveyendo equipo y otro respaldo para las autoridades sirias.

Se conjetura además que Teherán está proveyendo fondos al gobierno de Assad, que está agotando los 17.000 millones de dólares en reservas extranjeras que tenía al inicio de la sublevación.

Pero Irán no puede sostener el régimen por tiempo indefinido, y las declaraciones de Ahmadineyad el miércoles seguramente contribuirán a la inquietud en Damasco.

Otro aliado de Siria, Rusia, mandó a su enviado al Oriente medio a reunirse con ambas partes en el conflicto sirio para tratar de conseguir un arreglo político.

Mijael Margelov reiteró el respaldo de Moscú a Assad, y dijo que Occidente debería tener en cuenta que el derrocamiento de otro gobernante secular en el Levante pudiera abrir las puertas a fuerzas radicales musulmanas.