Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Paranoia en Estados Unidos por el #11-S

Un vuelo de Southwest Airlines con destino a Baltimore fue desviado el sábado a Nashville, luego de que se detectó una “conducta sospechosa” por parte de un pasajero, dijo un ejecutivo de la aerolínea. El vuelo partió de Albuquerque por la mañana y aterrizó en Nashville aproximadamente a la 1.10 de la tarde (1810 GMT).


Publicidad

El vocero de Southwest Airlines, Chris Mainz, dijo a The Associated Press que el pasajero no había causado algún desorden. Sin embargo, Mainz se negó a dar detalles sobre el comportamiento sospechoso. Mainz señaló que la policía ordenó que todos los pasajeros descendieran del avión, antes de realizar otra vez las revisiones de seguridad. Luego, los pasajeros subieron de nuevo a la aeronave, que despegó a las 3.55 de la tarde.

Poco después, parte del aeropuerto internacional Dulles en las afueras de Washington fue desalojado debido a un objeto sospechoso en la zona de carga, informó un portavoz. Washington ha elevado sus medidas de seguridad, al igual que Nueva York, ante el décimo aniversario mañana, domingo, de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la recepción de una amenaza “creíble y específica” pero no corroborada de un posible ataque en torno a esa fecha.

Las autoridades del aeropuerto de Dulles, en Washington, han confirmado ya que en el paquete sospechoso hallado en el recinto no se han encontrado explosivos. El objeto se descubrió a media tarde, en torno a las 16.30 horas locales (20.30 GMT) .

Nueva York, diez años después

Times Square, en Nueva York. Sept. 9, 2011. AP.

Un agente de policía vigila Times Square, en Nueva York, en momentos en que una cinta luminosa de la ABC difunde la noticia sobre una amenaza terrorista de al-Qaida. Después de diez años del ataque terrorista que cambió el curso de la Historia, los estadounidenses se congregarán en una unión solidaria donde se alzaban las abatidas Torres Gemelas; en el lugar en que se levanta el Pentágono como una fortaleza otrora vulnerada, y en un campo rural donde el Vuelo 93 de United Airlines se precipitó a tierra.

El espionaje de Estados Unidos no han encontrado prueba de que terroristas de al-Qaida hayan ingresado en el país para perpetrar algún atentado que coincida con el 10mo aniversario de los ataques del 11 de septiembre, dijeron el sábado funcionarios de alto rango.

Sin embargo, las autoridades mantenían el alerta máxima mientras los investigadores buscaban alguna prueba que sustente la existencia de algún plan tendente a interrumpir los actos preparados para el domingo en Washington o Nueva York.

Desde la noche del miércoles, las autoridades de antiterrorismo se movilizaron ante el aviso de que al-Qaida quizá envió a tres hombres a Estados Unidos para detonar un coche-bomba en cualquiera de las dos ciudades. Al menos dos de esos individuos podrían ser ciudadanos estadounidenses, según el mensaje.

Las investigaciones del servicio de espionaje no consolidaban el sábado el contenido del aviso y las mantenían en duda la validez de la información inicial.

Aunque los avisos de este tipo son comunes entre las corporaciones de inteligencia, este recibió mayor atención, y las autoridades decidieron comentarlo en público, ante el advenimiento del aniversario de la peor oleada de ataques terroristas en la historia de Estados Unidos.

Desde hace tiempo es conocida la pretensión de Al-Qaida de perpetrar de nuevo algún atentado en coincidencia con el aniversario. Estados Unidos reforzó las medidas de seguridad a nivel nacional antes de la llegada del aniversario y había anticipado un incremento en los avisos de advertencia.

“Es previsible que tengamos un aumento en las amenazas y en las actividades de investigación en torno a fechas y acontecimientos importantes”, dijo . “Esta es una respuesta de rutina para nosotros”.

Los analistas de información de espionaje examinan patrones de viaje y conductas de personas que ingresaron en fecha reciente en el país.

Aunque los expertos han seleccionado un número reducido de personas sobre las que hay vigilancia adicional, ninguna parece estar implicada en confabulación alguna, según funcionarios de alto rango que solicitaron el anonimato para hacer declaraciones sobre la investigación.