Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Exempleados de las Madres de Plaza de mayo denuncian que no les pagaron

El escándalo en la Fundación Madres de Plaza de Mayo dejó en la calle a unas 100 personas que ahora salen a denunciar una suerte de “abandono” y lo que es más grave, que no les pagaron . Son los empleados que cumplían funciones administrativas en el edificio principal de la entidad, en la imprenta o en la fábrica de paneles. Algunos de ellos, con años de militancia sobre sus hombros. Hace dos semanas, en la ronda de los jueves, Hebe de Bonafini dio a entender que se habían pagado todas las indemnizaciones. “No tenemos plata, porque hasta el último peso lo gastamos pagando a los trabajadores que tuvimos que echar”, dijo ese día.


Publicidad

Esa declaración enfureció a muchos de los que habían optado por el silencio. “ Es mentira. En mi caso ya fuimos a una audiencia (de conciliación) el 19 de septiembre y los abogados de la Fundación ni siquiera se presentaron.

Desde que recibí el telegrama me trataron mal. Hebe no me quiso atender y Alejandra (quien estuvo al frente hasta hace dos semanas) me dijo que esto era una empresa de construcción que dejó de funcionar”, se quejó ante el diario Clarín de Argentina, Claudia Erbeia, quien se encargaba de administrar la feria de artesanos que funciona los fines de semana frente a la sede de las Madres. Ingresó en abril de 2002, pero recién a mediados de 2006 comenzó a cobrar su sueldo en blanco. Cuando fue a reclamar, le respondieron que había que reducir costos y que la feria se iba a autogestionar.

A María Isabel Cañete, empleada de limpieza, la noticia se la dio un empleado de seguridad.

“No me llegó el telegrama y un día llegué a la puerta y no me dejaron entrar” , contó. Su caso también se encamina a un juicio ante la falta de respuestas de los abogados delante de los conciliadores laborales. El testimonio de ambas coincide con el de María Florencia Bardón, una ex empleada que envió una carta de lectores a Clarín .

Desde la Fundación dijeron ayer que “hay atrasos” en las indemnizaciones porque la fábrica de paneles “está atrasada con la producción”. Y prometieron que la gente echada “va a cobrar tarde o temprano”.

Sin embargo, los empleados cuentan otra historia sobre la fábrica ubicada en Pedro De Mendoza 3825. “Está totalmente parada hace dos meses, no hay materiales ni trabajo. Antes había tres turnos con 50 operarios cada uno y ahora apenas hay 10 por turno”, le contó a Clarín María, una empleada que fue trasladada a ese edificio, donde también funcionan varias oficinas. Los operarios no tienen nada para hacer y encima vienen cobrando sus sueldos con retraso.

Voceros de la Fundación de las Madres no niegan esa situación. “La idea es reactivar la fábrica porque hoy las Madres no tienen plata y ya tuvieron que suspender algunos alquileres”. La Fundación ya suma más de treinta juicios en su contra en los juzgados comerciales por una deuda total con sus acreedores que asciende a $ 17 millones. Por uno de esos reclamos, la Justicia embargó la semana pasada 400 paneles utilizados para la construcción de viviendas. Para intentar sostener la estructura de la Fundación se armó un fideicomiso financiero, una idea que aportó el intendente de Quilmes, Francisco “Barba” Gutiérrez. Y ahora desembarcó un contador de confianza del ministro de Economía Amado Boudou.

El panorama de los obreros que fueron contratados para el Programa Sueños Compartidos es algo distinto luego del traspaso de las obras a gobernaciones y municipalidades.

Tras la ola de reclamos y de cortes, la mayoría de los obreros fueron contratados nuevamente por empresas privadas o cooperativas afines al Gobierno . Pero las protestas no cesan. Hace diez días, Bonafini tuvo que enfrentar nuevamente a cuatro ex empleados en Plaza de Mayo. “Son gente mandada por Sergio Schoklender”, repiten en la Fundación.