Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Intensos combates en el último bastión de Gadafi

Las fuerzas revolucionarias libias disputaban edificio a edificio este miércoles con los milicianos que aún resisten en la ciudad natal de Muamar Gadafi, la última de Libia en haber estado bajo control de fuerzas leales al líder prófugo.


Publicidad

Mientras el gobierno de transición del país trabaja para consolidar su control sobre todo el territorio, el primer ministro interino advirtió en una entrevista con un periódico que Gadafi todavía puede generar problemas desde su escondite.

El caudillo derrocado se está desplazando entre Níger, Argelia y el enorme desierto del sur de Libia, señaló Mahmud Jibril al rotativo panárabe Asharq Al-Awsat, y ha estado tratando de reclutar combatientes de Sudán para que lo ayuden a fundar un estado aparte en el sur, o para dirigirse hacia el norte y desestabilizar al nuevo régimen.

El reporte no pudo ser confirmado en forma independiente, pero deja entrever los temores de que la incapacidad de capturar a Gadafi, que escapó con dos de sus hijos después de que las fuerzas revolucionarias tomaran Trípoli a fines de agosto, le permitirían a él y a sus partidarios librar una insurgencia.

“Gadafi tiene dos opciones: desestabilizar cualquier nuevo régimen en Libia o declarar un estado aparte en el sur”, afirmó Jibril, según lo citó el periódico. Dijo también que hay evidencia de lo anterior, pero no proporcionó más detalles.

La secretaria de Estado estadounidense Hillary Rodham Clinton dijo el martes durante una visita a Trípoli que espera que Gadafi sea capturado o muerto, insinuando que a Estados Unidos también le preocupa la posibilidad de que el ex líder esté tramando esos planes.

Wissam bin Hmade, comandante de una de las brigadas revolucionarias provenientes de la ciudad oriental de Bengasi, dijo el miércoles que tenían a los partidarios de Gadafi acorralados en un área residencial de 700 metros cuadrados (7.534 pies cuadrados), pero aún enfrentaban intensos tiros y cohetes disparados por francotiradores parapetados en los edificios circundantes.

Aunque han pasado dos meses desde que Gadafi huyó de la capital, los nuevos líderes libios se han abstenido de declarar una “liberación” nacional hasta que no caiga Sirte, originalmente un poblado de pescadores que el ex líder transformó en una ciudad moderna desde que tomó el poder en 1969. AP

 

Notas relacionadas:

Fuerzas libias toman la mayor parte de Bani Walid