Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Siete computadoras de Alfonso Cano están bajo custodia de la Fiscalía colombiana

Los siete computadores, las 39 USB y los 24 discos duros fueron legalizados la noche del sábado pasado ante un Juez de Garantías y reposan en una bodega de la Fiscalía. Aun no han sido abiertos y el lunes la Fiscalía en una reunión de alto nivel acordó el mecanismo para empezar a procesar la información.


Publicidad

El área de informática forense de la Fiscalía en donde se examinarán los equipos fue aislada y se limitó el acceso de los demás funcionarios.

Se decidió que un fiscal que viene de la unidad Antiterrorismo y que hoy está en la unidad contra las bandas criminales será el encargado de liderar la judicialización de las pruebas encontradas en los equipos.

A ese fiscal se entregarán las interceptaciones realizadas en la plataforma ‘Esmeralda’ del ente acusador que hicieron parte del seguimiento que permitió realizar la operación contra Cano.

No habrá manipulación

La fiscal General, Viviane Morales, aseguró este martes que no hay ningún riesgo de que sean manipulados los objetos incautados tras la muerte de ‘Alfonso Cano’, jefe máximo de las Farc, porque un juez de la República ya legalizó todo el material.

La funcionaria explicó que hace referencia a los computadores y memorias USB de ‘Cano’, que, tras la legalización, quedó garantizada “absolutamente” la cadena de custodia (especial multimedia sobre la muerte de ‘Alfonso Cano’).

“Ya fueron legalizados por parte de un fiscal todos los elementos probatorios, como computadores y memorias USB”, precisó Morales.

La Fiscal señaló que, tras la legalización del material informático, ya se podrá iniciar la investigación correspondiente sobre su contenido.

Morales habló en la Comisión Primera del Senado, donde se aprobó en séptimo debate un proyecto de reforma constitucional que abre las puertas para revivir la ley de pequeñas causas.