Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

ONU dice Bolivia es el mayor abastecedor de cocaína al mercado suramericano

La Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) afirmó que Bolivia se ha convertido en el mayor abastecedor de cocaína al mercado suramericano, publica hoy el diario paceño Página Siete.


Publicidad

En entrevista con ese matutino, el representante de la UNODC en Bolivia, César Guedes, señaló que en los últimos años países como Brasil, Argentina y Chile se han convertido “en el mercado consumidor emergente de drogas más importante del mundo”.

Según el funcionario, “Bolivia es ahora un país de tránsito, Bolivia es la cabeza de playa para la droga de Colombia y Perú que va hacia el mercado suramericano emergente”.

“Antes, la droga que transitaba por Bolivia tenía destino Europa, pero en el último tiempo su destino son estos nuevos países consumidores, que ahora son clientes potenciales”, agregó.

La mayor parte de la droga colombiana y peruana va a Estados Unidos y Europa, mientras que Bolivia “es el neto abastecedor del mercado suramericano”, dijo Guedes.

Explicó que el consumo de drogas en Estados Unidos bajó “notablemente” en los últimos años, pero creció en Europa y Suramérica, que ahora consumen el 30 y 20 %, respectivamente, de la producción mundial de narcóticos.

Bolivia es el tercer productor mundial de cocaína tras Colombia y Perú.

El Gobierno de Evo Morales asegura que al menos la mitad de la cocaína que decomisan sus fuerzas antinarcóticos proviene de Perú.

La UNODC informó en septiembre que los cultivos de coca, base para fabricar cocaína, llegaron en Bolivia a 31.000 hectáreas en 2010, un 22 % más que las 25.400 que había antes de que llegara a la Presidencia Evo Morales en 2006.

Las hectáreas de 2010 son, además, dos veces y media las 12.000 permitidas por la ley vigente para usos tradicionales como el “acullicu”, el masticado de la hoja de coca.

Guedes señaló que además de destruir los cultivos ilegales de la planta, también es necesario “vigilar que no haya resiembra”, algo que consideró “difícil, pero no imposible”.

“Lo primero que debe hacerse es mantener un clima pacífico e incrementar los esquemas de control social para evitar la resiembra. Y, por supuesto, las campañas de erradicación con las fuerzas del orden en alianza con otros países, pues nadie puede enfrentar esto solo”, sostuvo el funcionario.

También calificó de positivo el acuerdo de respeto mutuo que firmaron el lunes Bolivia y EE.UU. para normalizar sus relaciones, congeladas desde que Morales expulsó en 2008 al entonces embajador estadounidense en La Paz, Philip Goldberg, a lo que Washington replicó echando al embajador boliviano, Gustavo Guzmán.

Para Guedes, “el combate a las drogas no se puede hacer en forma solitaria y Estados Unidos tiene una enorme experiencia y recursos en ese campo”.

Declinó opinar sobre la pertinencia o no del retorno de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA, por su sigla en inglés) al país andino, pero sugirió al Gobierno de Morales que analice “las nuevas propuestas que pudiera tener” esa entidad y si esos planteamientos “se acercan a los intereses que tiene Bolivia”. EFE