Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama se reúne con al-Maliki y saluda el fin de la guerra en Irak

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama saludó este lunes el fin de la guerra en Irak, pero advirtió a los vecinos de esa nación que Estados Unidos mantendrá un papel protagónico en la región pese al retiro de sus soldados.


Publicidad

“Nuestra firme presencia en el Oriente Medio persiste”, afirmó. “Estados Unidos nunca vacilará en la defensa de nuestros aliados, nuestros asociados y nuestros intereses”.

Después de una mañana de reuniones con el primer ministro iraquí Nuri al-Maliki, Obama dijo que otras naciones no deben interferir con la soberanía de Irak. Aunque no mencionó a ningún país, las autoridades estadounidenses observarán atentamente cualquier intento de Irán por influir sobre Irak después del retiro de los soldados.

Los primeros indicios acerca de la futura orientación de Irak podrían entreverse en su respuesta ante la crisis de Siria, donde según Naciones Unidas han muerto 4.000 personas en la represión del gobierno contra los opositores.

Mientras Obama ha reclamado la renuncia del presidente sirio Bashar Al Assad, Irak se ha mostrado más reticente.

El primer ministro iraquí ha advertido sobre la posibilidad de una guerra civil si Assad cae y se abstuvo de votar cuando la Liga Arabe suspendió la afiliación de Siria y le impuso sanciones. Esas actitudes colocan a Irak más cerca de Irán, un aliado clave de Siria.

Obama afirmó que él y al-Maliki están profundamente preocupados por la agresión del gobierno sirio a su propio pueblo y Obama dijo estar confiado en que la reacción del líder iraquí con Siria se basaría en los intereses de su propio país.

“Aunque hubiese disensiones tácticas no tengo dudas de que esas disensiones se toman con base en lo que es mejor para Irak y no por considerar lo que a Irán le gustaría ver”, agregó Obama.

Al-Maliki vino a Washington mientras los últimos soldados estadounidenses se aprestan a retirarse antes del plazo del 31 de diciembre. Solamente quedan 6.000, en comparación con un máximo de 170.000 en 2007.