Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Disidente cubano demandará a militante castrista por represión

LA HABANA (AP) — Un disidente dijo que presentará cargos penales ante la justicia cubana luego de haber sido atacado por un simpatizante gubernamental durante una manifestación opositora realizada a comienzo de diciembre.


Publicidad

“Si lo voy a acusar. Quiero que se vea, que se haga justicia”, declaró este lunes Henry Perales, de 27 años.

Mostró en rueda de prensa un par de heridas en la cabeza supuestamente provocadas el 2 de diciembre en Palma Soriano, en la provincia de Santiago de Cuba y a unos 800 kilómetros al este de la capital.

La denuncia ante la justicia por el ataque será contra quien resulte responsable y aunque no hizo publico el nombre del agresor indicó que lo reconoció.

Perales dijo que unos 50 opositores fueron cercados por simpatizantes progubernamentales y agentes de la seguridad estatal vestidos de civil cuando pretendían realizar una marcha y recibió golpes con una llave para apretar tuercas. Los médicos le aplicaron nueve puntos en el cráneo, explicó.

Perales reconoció que su grupo no había solicitado permiso para realizar una manifestación y no mostró otras pruebas sobre su acusación. Las autoridades cubanas no ofrecieron comentarios al respecto.

Ofreció sus declaraciones en la sede capitalina de la no gubernamental Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, dirigida por el disidente Elizardo Sánchez.

“Vamos a darle todo el apoyo legal”, indicó Sánchez. Aseguró que más allá del resultado del proceso judicial el gobierno es “política y moralmente” responsable por el incidente.

Agregó que en los últimos tiempos hubo “una docena” de denuncias presentadas luego de algunos “actos de repudio” realizados por simpatizantes del gobierno contra los disidentes.

En los meses pasados algunas actividades o manifestaciones disidentes de la isla fueron interrumpidas por grupos de simpatizantes del gobierno que se presentaron a los lugares con cánticos y consignas revolucionarias y en ocasiones intervinieron policías uniformados que se colocaron entre los dos bandos.