Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ley de Víctimas pone fin a “golpecitos en espalda” a damnificados, según Santos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró este martes que la aplicación de la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras pone fin a los “golpecitos en la espalda” que se han dado durante medio siglo de conflicto a desplazados y despojados del país.


Publicidad

Santos hizo esta aseveración durante la firma de los decretos que reglamentan esa norma, en un acto al que asistieron miembros de la comunidad internacional y que se celebró en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo colombiano.

Bajo la mirada de diplomáticos, miembros de su Gobierno, de la cooperación internacional y de los medios de comunicación, Santos reconoció la culpabilidad de los colombianos al haber sido indiferentes ante el sufrimiento de las víctimas de la violencia durante décadas.

“No tiene sentido que tantos padres hayan sido asesinados, ni que tantos hombres hayan sido humillados frente a sus hijos, ni que tantos niños hayan cargado fusiles en vez de balones, ni que tantas mujeres tengan el recuerdo imborrable de una violación”, lamentó el mandatario.

E insistió: “¡Ya no más indiferencia!”, al expresar que la firma de su Gobierno de esos decretos reglamentarios es “precisamente para decir: ‘No Más'”.

El presidente comentó que la rúbrica del texto el pasado 10 de junio, en un solemne acto que contó con la presencia del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, como testigo de honor, significó colocar a Colombia en el punto de “partida”.

“Pues bien, hoy damos la largada a esta marcha de diez años. Hasta ayer estuvimos hablando del qué y del cuándo y hoy presentamos el cómo, es decir, las herramientas puntuales para hacer realidad la Ley, para transformar un pasado de dolor en un futuro de esperanza y de prosperidad”.

La ley, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, tiene como fin indemnizar a cuatro millones de víctimas y devolver dos millones de hectáreas usurpadas a campesinos a través de cinco elementos clave que la diferencian de cualquier legislación sobre víctimas en el mundo, pues se aplicará mientras el conflicto armado está activo.

Esos cinco elementos son el Programa de Atención Psicosocial, el Programa de Indemnizaciones Administrativas, la Restitución de Tierras, la Reparación Inmaterial y la Garantía de no Repetición.

Según cifras del Gobierno colombiano, en lo corrido de 2011 han sido restituidas y tituladas un total de 724.000 hectáreas que les fueron despojadas a más de 30.000 familias de campesinos, que en algunos casos han denunciado presiones por parte de quienes usurparon sus tierras. EFE