Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ex guerrillero Gustavo Petro asume como alcalde de Bogotá

BOGOTA (AP) — Un ex guerrillero asumirá el domingo como nuevo alcalde de Bogotá, el segundo cargo de elección popular más importante del país después del de presidente.


Publicidad

Gustavo Petro, un economista de 51 años, triunfó en las elecciones del 30 de octubre cuando a nombre de un movimiento de corte izquierdista fundado por él, “Progresistas”, venció en las urnas a los candidatos de los partidos tradicionales.

Al igual que Petro, el domingo también asumirán los alcaldes de los más de 1.100 municipios de Colombia, así como los 32 gobernadores de los departamentos, los más de 400 diputados de las asambleas regionales y los más de 12.000 concejales que fueron elegidos por voto popular dos meses atrás.

En los años 80 Petro formó parte del hoy pacificado Movimiento 19 de Abril o M-19, que nació como consecuencia de un supuesto fraude en los comicios presidenciales de abril de 1970 en favor del conservador Misael Pastrana y en perjuicio del candidato de la Alianza Nacional Popular (Anapo) Gustavo Rojas Pinilla.

En marzo de 1990 el gobierno del entonces presidente Virgilio Barco (1986-1990) firmó la paz con el M-19 y Petro se dedicó de lleno a la política. Fue representante a la Cámara y senador. En 1997 intentó sin éxito ser alcalde de Bogotá y en mayo de 2010 aspiró a la presidencia.

Durante su paso por el Congreso se destacó por sus constantes denuncias sobre los lazos entre la clase política y las bandas paramilitares. Sus intervenciones llevaron a que la Corte Suprema de Justicia iniciara a finales de 2006 una investigación que terminó con el encarcelamiento de más de 60 legisladores y ex legisladores.

Pero Petro no las tiene todas consigo. De hecho recibe una ciudad sumida en el caos producto de la administración de su antecesor, Samuel Moreno, actualmente en prisión.

Las autoridades sostienen que Moreno y su hermano Iván, también detenido, exigían dinero a empresarios para favorecerlos con millonarios contratos. Los Moreno han negado las acusaciones en su contra.

Según la Fiscalía, en irregulares contratos para obras de infraestructura de Bogotá –como calles y avenidas– el erario fue desfalcado en unos 1.200 millones de dólares.

Fue Petro quien denunció los supuestos actos de corrupción de los Moreno pese a que entonces pertenecían al mismo movimiento político: el Polo Democrático Alternativo.

Esta ciudad de unos ocho millones de habitantes tiene 20% de sus 15.000 kilómetros de vías sin pavimentar pese a que maneja el presupuesto más alto de las alcaldías del país, unos 6.000 millones de dólares anuales.

El nuevo alcalde deberá hacerle frente también a los graves problemas de seguridad que aquejan a Bogotá.

Sitio web imagen: somoslarevista2.blogspot.com