Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un menor y un adulto detenidos por atentado en Colombia

Un menor y un adulto fueron capturados por detectives de la Policía de Colombia como posibles implicados en el reciente atentado dinamitero que dejó al menos once muertos en el puerto suroccidental de Tumaco y que las autoridades atribuyeron a la guerrilla de las FARC.


Publicidad

Las detenciones fueron realizadas por agentes de la Seccional de Inteligencia (Sijin) de Nariño, departamento de la frontera sur con Ecuador y al que pertenece Tumaco, según informaron fuentes regionales de la Fiscalía General en la terminal portuaria.

En un comunicado, la entidad judicial precisó que los detectives arrestaron al menor y al adulto en Viento Libre, barrio de Tumaco, donde un triciclo bomba activado el pasado primero de febrero causó 11 muertos y al menos 61 heridos, entre civiles y policías.

Un juez local ordenó las capturas por solicitud del fiscal que sigue la investigación, agregó la fuente, y resaltó que los dos deberán comparecer por “los delitos de terrorismo, homicidio agravado, daño en bien ajeno, lesiones personales y fabricación, tráfico o porte de explosivos”.

La entidad judicial observó que ambos “se encargaron, supuestamente, de llevar el triciclo con 40 kilos de explosivos y dejarlo frente a la Estación de Policía de Tumaco, donde fue activado“.

El atentado fue atribuido al frente 29 de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que mantuvieron del primero al 3 de febrero una escalada de ataques dinamiteros, con saldo de 19 muertos y 76 heridos.

Con el menor y el adulto, cuyas identidades no fueron facilitadas, son ya tres los detenidos por su presunta relación con el atentado de Tumaco, por el que el pasado día 3 fue enviado a prisión Gerardo Chávez Portocarrero.

El hombre fue capturado al día siguiente del ataque junto a su compañera en un estacionamiento público que era regentado por Chávez y en el que, según los investigadores, los rebeldes guardaron los explosivos que utilizaron en la acción terrorista.

A Chávez le fueron imputados los mismos cargos por los que se pidió la detención del menor y el adulto, mientras que su compañera quedó en libertad.

Además de las víctimas y la destrucción del puesto policial, la deflagración causó destrozos en cuatro cuadras a la redonda. EFE