Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Benedicto XVI nombra 22 nuevos cardenales

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Benedicto XVI nombró a 22 nuevos cardenales de la Iglesia Católica que elegirán a su sucesor en medio de señales de que el pontífice de 84 años está perdiendo fuerza.


Publicidad

Benedicto presidió una ceremonia el sábado en la basílica de San Pedro para nombrar formalmente a 22 cardenales, que incluye a los arzobispos de Nueva York, Praga, Hong Kong y Toronto al igual que los jefes de varias oficinas del Vaticano. Entre los nuevos purpurados hay un español y un brasileño.

Se trata del arzobispo español Santos Abril y Castelló, de 76 años, vicecamarlengo de la Iglesia Romana y arcipreste de la Basílica de Santa María la Mayor de Roma, y el brasileño Joao Braz de Aviz, de 64, prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y la Sociedad de Vida Apostólica.

La ceremonia ha sido opacada por embarazosas fugas de documentos internos que supuestamente prueban malos manejos financieros en asuntos del Vaticano, y reportes en los medios italianos de disputas de puestos políticos entre miembros de la Iglesia que, sintiendo a un debilitado pontífice, ya se preparan para el cónclave.

Sin embargo, nada de eso se vio el sábado en medio de la pomposidad del consistorio que dejará en 125 el número de cardenales menores de 80 años que son, por lo tanto, aptos para votar en una elección papal. En total, el Colegio de Cardenales está conformado por 213 cardenales.

Al inicio del servicio, Benedicto recordó que el color rojo de la birreta y la sotana escarlata que utilizan los cardenales simboliza la sangre que un cardenal debe estar dispuesto a verter por su fe a la iglesia.

“A los nuevos cardenales se les confía el servicio de amor: Amor a Dios, amor a su iglesia, un amor absoluto e incondicional por sus hermanos y hermanas incluso hasta derramar su sangre, de ser necesario”, dijo Benedicto.

A Benedicto se le ha visto lento recientemente. En su próximo viaje a México y Cuba, por ejemplo, tiene pocas apariciones públicas programadas, sin discursos políticos ni reuniones con la sociedad civil, como había sido la norma hasta la fecha. Incluso el consistorio del sábado fue recortado de nuevo a una versión más corta de la que se usaba en 1969.