Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mueren decenas en Siria; Cruz Roja pide alto el fuego

BEIRUT (AP) — Agua y alimentos se están agotando peligrosamente en la asediada ciudad siria de Homs, con llamados frenéticos de ayuda por parte de los residentes entre bombardeos de las fuerzas armadas del gobierno contra fortificaciones de los rebeldes que ocasionaron el martes al menos 30 muertes, dijeron activistas.


Publicidad

Se reportaron bombardeos sobre distritos rebeldes a un ritmo de 10 por minuto en un momento determinado y la Cruz Roja hizo un llamado para que se realice un alto el fuego diario de dos horas para que pueda entregar ayuda de emergencia a heridos y enfermos.

“Si no mueren en el bombardeo, morirán de hambre”, dijo a The Associated Press el activista y residente Omar Shaker después de horas de bombardeo intenso concentrado en el barrio de Baba Amr —en manos de los rebeldes_, que ha sido enaltecido por la oposición como un símbolo de su insurrección de 11 meses de duración contra el régimen del presidente Bashar Assad.

Otras 33 personas murieron en la región montañosa de Jabal al-Zawiya, en el norte de Siria, cuando fuerzas gubernamentales asaltaron un poblado en persecución de opositores al régimen, incrementando a 63 la cifra total de muertos el martes, dijeron activistas.

Los Comités de Coordinación Local, un grupo de oposición, afirmó que el martes murieron más de 100 personas, pero ese reporte no pudo ser confirmado de inmediato por otros.

Rusia, uno de los aliados que aún le quedan a Assad, instó a la Organización de Naciones Unidas a enviar a Siria un comisionado especial para que ayude a coordinar asuntos de seguridad y la entrega de asistencia humanitaria.

Las fuerzas de Assad no mostraron señales de disminuir su ataque sobre Homs, la tercera ciudad más grande de Siria, cuyo desafío se ha convertido en un embarazoso contrapunto a la insistencia del régimen de que la oposición está principalmente armando facciones con poco apoyo popular.

Se cree que las defensas rebeldes en Homs han sido apuntaladas por cientos de desertores de las fuerzas armadas del gobierno, lo cual posiblemente ha complicado los intentos de las tropas sirias para ejecutar una ofensiva.

En Jerusalén, el senador estadounidense John McCain condenó a Rusia y China por vetar las sanciones contra Siria, diciendo que su acción “no fue el comportamiento de naciones maduras” y sugirió que se envíen armas a quienes están combatiendo al régimen.