Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Discapacitados en huelga acampan cerca del Palacio de Evo Morales

Decenas de discapacitados bolivianos, algunos en huelga de hambre, acampaban este viernes cerca del Palacio del presidente Evo Morales para reclamarle un subsidio anual de 431 dólares, tras los violentos choques con la Policía registrados este jueves, que se saldaron con varios heridos y siete detenidos.


Publicidad

Los dirigentes del sector, el diputado de oposición Jaime Estivaris y Camilo Bianchi, dijeron hoy que esperan que Morales flexibilice su posición y aumente el subsidio que aprobó de 143 dólares anuales, igual a 40 centavos de dólar diarios, que consideran insuficiente para las necesidades de los lisiados más graves.

Acá pueden haber muertes, pero no vamos a renunciar a nuestro derecho. Hoy son 101 días de lucha, pero estamos dispuestos a luchar 365 días“, dijo Estivaris.

En el campamento improvisado en la calle cerca del Palacio de Gobierno, rodeado de unidades antidisturbios, hay varias personas con sillas de ruedas, otras tendidas en el piso con diversas lesiones y menores con parálisis cerebral con sus madres.

Los discapacitados llegaron ayer a La Paz en una caravana, tras recorrer durante cien días cinco regiones de Bolivia en sillas de ruedas o con muletas, pero no pudieron entrevistarse con el gobernante, ni ingresar a la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento.

Policías antidisturbios bloquearon e impidieron con violencia el intento de la caravana de pasar, lo que originó una trifulca en la que hubo varios heridos de ambos lados, entre ellos veinte agentes, además de siete detenidos de filas de los discapacitados.

Los dirigentes acudieron a la sede policial donde estaban cinco de los detenidos pero les cerraron las puertas, mientras los agentes policiales conducían a los arrestados ante un juez, acusados de agredir a los policías, según constató Efe.

La ministra de Comunicación, Amanda Dávila, acusó hoy a grupos de “infiltrados” políticos de provocar la violencia y aseguró que se detuvo a tres personas “mimetizadas” en el sector, que según dijo formaron grupos de choque.

La ministra mostró fotografías de una persona con muletas y luego de la misma persona sin esos apoyos y de otra encapuchada.

Agregó que confiaba en que la huelga de hambre y las protestas fueran suspendidas una vez que los legisladores lograsen un acuerdo con el sector sobre una ley que les beneficie.

Sin embargo, Estivaris dijo que no hay una negociación en marcha porque no fueron convocados a dialogar. EFE