Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Conrey: “Cuando las cámaras se hayan ido, Dios sabe qué pasará”

(EFE) El fotógrafo del “Sunday Times” Paul Conroy, que fue herido en la ciudad de Homs (Siria), dijo hoy a la cadena Skynews que tiene miedo de lo que pueda pasar en ese país ahora que ya no quedan periodistas ni cámaras.


Publicidad

En una entrevista desde la cama de un hospital de Londres, Conroy advirtió que todavía quedan miles de personas en Homs, viviendo entre “los restos de un naufragio y esperando a morir”

“Una vez que las cámaras se han ido, Dios sabe qué pasará”, se lamentó el fotógrafo que calificó de intento de masacre el ataque del Ejercito sirio a la ciudad rebelde. “Dentro de unos años, nos preguntaremos cómo hemos permitido que algo así sucediera delante de nuestras narices”, apuntó el fotógrafo que fue herido el 22 de febrero durante una ataque en el que murió la periodista estadounidense Marie Colvin.

Paul Conroy fue evacuado en camilla desde la ciudad siria de Homs hasta el Líbano el pasado 28 de febrero, en una operación de 26 horas que costó la vida de trece colaboradores sirios.

Diario elpais.com informó que la organización Avaaz desempeñó un papel clave en la evacuación de Homs de los cuatro periodistas occidentales que quedaron atrapados bajo el bombardeo de las tropas de Bachar el Asad, al crear un nudo de comunicaciones desde el exterior de Siria para que las dos redes de activistas sirios con las que colaboran pudieran comunicarse entre sí. Esta organización que dice contar con 13 millones de ciberseguidores, desde su implicación en Siria también ayudan a que los periodistas entren y salgan del país o organizar el pase clandestino de medicinas. En los dos últimos meses han ayudado a introducir bolsas de sangre, vacunas contra el tétanos y equipamiento médico.

Además han ayudado a que los sirios puedan contar su historia al mundo. Colaboran con 200 sirios proporcionándoles teléfonos por satélite y móviles seguros para que puedan colgar sus vídeos e informar de lo que ocurre en su país. Les enseñan a documentar las historias para que los medios de comunicación reciban un mensaje verosímil: una fecha, un lugar, una descripción de donde fueron tomadas las imágenes.

El Gobierno de Estados Unidos condenó hoy los “horrorosos” episodios de violencia de las últimas horas en Siria y especialmente en la localidad de Homs, e instó a Rusia y China a “asumir su responsabilidad” por la represión.

La Casa Blanca y el Departamento de Estado expresaron su indignación ante una nueva jornada sangrienta en Siria, donde murieron al menos 61 personas, y ante las trabas de Damasco al acceso del convoy de ayuda humanitaria de la Cruz Roja que hoy vio frustrados sus planes de llegar al barrio de Baba Amro, en esa ciudad.

“La brutalidad desplegada en la ciudad de Homs en las últimas 24 a 48 horas es vergonzosa y horrorosa, y debe ser condenada por todas las naciones del mundo”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, subrayó que “todos los países” deben sumarse a la presión contra el presidente Bachar Al Asad, “incluidos aquellos que aún le están respaldando y que le respaldaron esta semana en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU”, en referencia a Rusia y China.
______