Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Noruega: Acusan de terrorismo a Anders Behring Breivik

OSLO (AP)La fiscalía noruega acusó este miércoles oficialmente de terrorismo a Anders Behring Breivik, más de siete meses después de que confesó haber matado a 77 personas en un atentado con bomba y un ataque a tiros.


Publicidad

Los fiscales dijeron que consideran sicótico al acusado, de 33 años, y pedirán que sea recluido en una institución siquiátrica en lugar de encarcelado a no ser que surja nueva información sobre su estado mental durante el juicio que comenzará en abril.

Breivik confesó haber perpetrado los ataques del 22 de julio pero niega ser penalmente culpable, y tildó a las víctimas de “traidoras” por defender una política de inmigración que según él resultará en la islamización de Noruega.

Ocho personas murieron al ser detonado un artefacto explosivo en el centro de Oslo y otras 69 perecieron en un tiroteo en la isla de Utoya, en las afueras de la capital, donde el ala juvenil del gobernante Partido Laborista realizaba su encuentro anual.

La fiscal Inga Bejer Engh dijo que 34 de las víctimas de Utoya tenían entre 14 y 17 años, 22 entre 18 y 20, seis entre 21 y 25 y siete tenían más de 25 años.

Agregó que 67 murieron a causa de los disparos, y dos debido a las caídas o ahogadas. Otras 33 personas fueron heridas por las balas, pero sobrevivieron.

El vocero policial Tore Jo Nielsen dijo a la red de difusión noruega NRK frente a la prisión de Ila, cercana a Oslo, que Breivik permaneció “totalmente calmado” al ser leídas las acusaciones.

Los cargos de terrorismo conllevan una pena máxima de 21 años de prisión pero la fiscalía presume que Breivik tiene legalmente enajenadas las facultades mentales y por lo tanto no debe ser encarcelado. Aclararon que esa opinión podría variar durante el juicio.

Una segunda evaluación siquiátrica de Breivik, ordenada por un juez, sigue su curso pero su valoración preliminar fue que el acusado es un paranoico esquizofrénico. Sin embargo, algunos especialistas se preguntaron si una persona aquejada de una grave enfermedad mental podría realizar ataques de esa magnitud y meticulosa preparación.

Breivik rechazó el diagnóstico y la autoridad del sistema legal noruego, que tildó de instrumento de las élites izquierdistas que, según dice, han traicionado al país.

Los investigadores no han descubierto indicio alguno que respalde los alegatos de Breivik de pertenecer a un movimiento secreto de resistencia antimusulmana que conspira para derrocar a los gobiernos europeos y reemplazarlos con regímenes “patrióticos”.