Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policía de Chile dispersa protesta de estudiantes

SANTIAGO DE CHILE (AP)La policía reprimió este jueves a centenares de estudiantes secundarios que se congregaron frente al Ministerio de Educación, al lado del palacio presidencial, para exigir que unos 200 alumnos virtualmente expulsados por participar en las masivas protestas del 2011 puedan retornar a sus escuelas.


Publicidad

Los jóvenes, apoyados por algunas decenas de universitarios, empezaron a congregarse frente a la sede ministerial, en la avenida más importante de la ciudad, y sin mediar provocación, la policía empezó a dispersarlos con gruesos chorros de agua y gases lacrimógenos.

La represión se produjo a pocos metros del palacio de La Moneda, donde en un par de horas más el presidente Sebastián Piñera le ofrecerá una cena a su colega argentina, Cristina Fernández.

En este tipo de situaciones los manifestaciones vuelven a reagruparse y los choques con la policía se extienden, en ocasiones, por horas.

Los adolescentes optaron por la concentración ya que la Intendencia Metropolitana, les prohibió marchar por la Alameda, y llegaron al lugar ocupando calles laterales.

La movilización fue convocada por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, Aces, la misma que por la mañana llamó a una frustrada marcha en demanda de una educación de calidad, gratuita y al fin de la dependencia de los colegios de las municipalidades, y en rechazó a la cancelación de la matrícula que afecta a unos 200 estudiantes por participar en las manifestaciones del año pasado.

La mayoría de los estudiantes que quedaron sin matrículas estudiaban en escuelas de la elegante comuna de Providencia, cuyo alcalde Cristián Labbé –un coronel retirado que fue ministro del ex dictador Augusto Pinochet y perteneció a los servicios represivos– se opuso a que siguieran en los colegios que tiene a su cargo.

Por la mañana los adolescentes también fueron dispersados con gruesos chorros de agua que botaron a varias personas y gases lacrimógenos, en tanto que policías montados los persiguieron en la plaza Italia, lugar de concentración de las más diversas protestas en Santiago.

La policía entró en acción cuando algunos centenares de jóvenes sobrepasaron la barrera policial e intentaron caminar unas 12 cuadras por la Alameda, la avenida principal, hasta el Ministerio de Educación.

“El gobierno nos da una señal clara que está intransigente, pero somos bastante fuertes, sabemos que somos poderosos, el gobierno nos tiene miedo, nos han golpeado y reprimido y con suerte nuestros compañeros tenían mochilas y lápices”, declaró el líder estudiantil Maximiliano Salas,

Salas dijo que entre 5.000 y 7.000 jóvenes participaron en la protesta, mientras el comandante de la policía Roberto Saldivia dijo que se manifestaron unos 2.000 jóvenes y que, según cifras preliminares, los detenidos son unos 50.

La intendenta (alcaldesa) de Santiago, Cecilia Pérez, dijo que “con nuestros abogados evaluaremos las querellas correspondientes”.

La Asociación de la Prensa Internacional denunció que la policía retuvo además al camarógrafo Ricardo Uribe, de NTN 24 de Colombia en el interior de un autobús por supuestamente “estorbar y entorpecer” la acción policial. Durante las manifestaciones de 2011 otros 15 miembros de la prensa extranjera fueron detenidos y sufrieron agresiones de la policía.

La manifestación matutina no fue autorizada por la gobernación metropolitana porque los adolescentes no pidieron permiso con 48 horas de anticipación.

La represión se inició de un momento a otro, sin que mediara provocación de los jóvenes, muchos de los cuales vestían sus uniformes colegiales.

“La educación es sólo el comienzo”, “Las ovejas que leen se ponen negras, rebeldes, pensantes, valientes… Las ovejas que no leen se ponen verdes, sumisas ante el poder”, decían algunos de los carteles que cargaban los estudiantes en aparente alusión a la policía, cuyo uniforme es verde.