Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Panamá exige a Italia que aclare que no hubo corrupción

ROMA (AP)Panamá pidió a Italia que aclare que no hubo ningún tipo de sobornos a altos funcionarios panameños, incluido el presidente Ricardo Martinelli, para cerrar contratos con su país, en caso contrario está dispuesto a anularlos.


Publicidad

Así se lo planteó el ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, al director para los Países de América Latina de la Cancillería italiana, Luigi Macotta, con quien se reunió en Roma.

Le hemos pedido al gobierno italiano que aclare que no hubo ningún tipo de corrupción en los contratos firmados en 2010 con Finmeccanica“, el segundo mayor grupo industrial público italiano, expresó Mulino en una conferencia de prensa.

La empresa italiana firmó un acuerdo con Panamá para la entrega de seis helicópteros a través de Agusta Westland, aparatos no han sido entregados debido a que aún están en producción.

Mulino, quien precisó que había viajado a Italia como enviado especial del mandatario panameño, desmintió que el presidente Martinelli hubiera recibido un helicóptero de regalo.

Expresó que el gobierno de Panamá está dispuesto a reconsiderar ese acuerdo si el gobierno italiano no lo desmiente.

“Estos contratos, de no tener una respuesta satisfactoria de Italia, serán objeto de evaluación y podrían ser anulados”, dijo.

Agregó que “preferimos quedarnos sin contrato y limpiar el nombre de la República de Panamá y de su gobierno. No va a ser por un contrato que nosotros vamos a doblegar el nombre ni el prestigio de nuestro país”.

Mulino sostuvo que “es inaceptable, y así se lo dije al embajador Macotta, que el gobierno de Italia ponga distancia con Finmeccanica porque ellos fueron los que llevaron esta empresa a Panamá”. Aclaró además que “no existe ningún contrato de construcción de cárceles con ninguna empresa italiana”.

Según fuentes judiciales italianas, el empresario Valter Lavitola se habría presentado como intermediario del presidente de Panamá para realizar negociaciones ilícitas en ese país, entre ellas la construcción de varias cárceles.

Lavitola se encuentra detenido en Italia bajo acusaciones de corrupción y soborno al ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y al presidente panameño.

De acuerdo con estas fuentes, Lavitola y sus socios panameños, entre ellos Francisco Martinelli, primo del presidente, recibieron del gobierno panameño la licitación para las cárceles tras prometer al mandatario 28 millones de dólares y un helicóptero valorado en ocho millones.

Mulino dijo que Lavitola fue recibido por Martinelli porque “llegó a Panamá de la mano del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, quien lo presentó como su representante en las negociaciones que en ese momento se llevaban adelante”.