Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Grecia va a unas elecciones cruciales para su futuro en la Unión Europea

Un total de 9,8 millones de electores griegos están llamados este domingo a votar en unas elecciones cruciales para el futuro de Grecia y la relación del país con la Unión Europea (UE).


Publicidad

Las encuestas prevén que los conservadores de Nueva Democracia (ND) ganen los comicios, pero sin suficientes escaños como para gobernar en solitario.

Le seguirán, según las encuestas, los socialdemócratas del Movimiento Socialista Panhelénico (Pasok), que sufrirían un batacazo respecto a los últimos comicios de octubre de 2009, cuando apartaron del poder a Nueva Democracia.

Ambos partidos, que han formado durante cinco meses un gobierno de coalición para aprobar el segundo rescate financiero europeo a Grecia, son los únicos que, en principio, apoyan el memorándum firmado con la UE, que contiene las medidas de austeridad a cambio de un préstamo de 130.000 millones de euros para satisfacer su abultada deuda soberana.

Aun así, durante la campaña, el líder de ND, Antonis Samarás, ha prometido “cambiar todo” y centrarse en el crecimiento económico, además de elevar ayudas sociales y rebajar impuestos, que el actual gobierno ha incrementado a niveles casi intolerables para la clase media helena.

“Un futuro gobierno en Grecia debe mantener los compromisos adquiridos”, advertía el viernes el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, tras avisar que, si no lo hace, el país “tendrá que asumir las consecuencias”.

“Ser miembro de la UE es algo voluntario”, añadió en una velada amenaza sobre una eventual salida helena del Club de los Veintisiete.

“Pueblo de Grecia, todo está en juego el domingo: la vida, la seguridad y las perspectivas de cada familia griega y del país como conjunto”, dijo el líder del Pasok, Evangelos Venizelos, en su mitin de cierre de campaña el viernes en Atenas.

“El domingo decidiremos si permanecemos en Europa y en el euro, si permanecemos en un camino difícil pero seguro, después de haber cubierto gran parte de la distancia para salir finalmente de la crisis. O si nos embarcamos en una aventura peligrosa que nos haga retroceder varias décadas y nos lleve a la quiebra”, afirmó.

Respecto al memorándum de la UE, Venizelos tan sólo ha pedido ampliar los plazos para hacer más leve la digestión de las nuevas medidas de austeridad que el nuevo Ejecutivo se verá obligado a tomar: 11.500 millones de euros más en recortes de gasto público hasta 2015 y despedir a 150.000 funcionarios hasta ese mismo año.

Dado que ND probablemente no contará con escaños suficientes, la alternativa más factible sería una nueva coalición con los socialdemócratas, aunque Samarás ha avisado de que no quiere hacerlo, lo que añade un gran incertidumbre a la cita electoral y a sus resultados.

En su último mitin electoral, Samarás denunció que los “grupos de presión”, que no precisó, pero que seguramente aludía a la UE, intentan imponer a Nueva Democracia gobernar junto al Pasok.

“No, gracias. Sería un gobierno poco fiable, que no podría hacer frente a los chantajes, y el pueblo griego no necesita un gobierno así. Queremos gobernar en solitario”, añadió.

El resto de formaciones políticas, de la ultraderecha neonazi a la extrema izquierda, ha hecho campaña con las críticas a las medidas de austeridad, rechazadas por la inmensa mayoría de los griegos, que las consideran dictados de Alemania.

“Estamos por la Europa de Bruselas y no por la Europa de Berlín”, dijo en su mitin final el líder del partido ultraderechista Alerta Popular Ortodoxa (LAOS), Yorgos Karatzaferis, quien propuso una alianza de los países del sur de Europa contra Angela Merkel.

Los sondeos prevén que entre siete y diez formaciones políticas entren al Parlamento griego.

Según el Ministerio del Interior, los primeros resultados fiables se conocerán hacia las 23.00 hora local (20.00 GMT), pero la distribución de escaños puede complicarse, ya que varios partidos se mueven en el umbral del 3 %, el mínimo exigido para entrar en el Parlamento. EFE