Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Ban condena matanza en Siria y pide fin de uso de armamento pesado

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, condenó hoy la matanza de Al Haula, en Siria, y pidió al Gobierno de Bashar Al Asad el inmediato fin del uso de armamento pesado contra los centros de población.


Publicidad

“Este vergonzoso y brutal crimen que implica el uso indiscriminado y desproporcionado de la fuerza es una violación flagrante de la ley internacional y de los compromisos del Gobierno sirio de cesar en el uso de armamento pesado contra los centros de población y la violencia en todas sus formas”, indicó Ban mediante una declaración distribuida en Naciones Unidas.

Además señaló que el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan, “ha contactado a las autoridades sirias para comunicarles en los términos más claros las expectativas de la comunidad internacional, y lo hará de nuevo en su próxima visita a Siria”.

Junto al jefe de la Misión de Supervisión de la ONU en Siria (UNSMIS), el general noruego Robert Mood, Ban condenó esa matanza, confirmada por los observadores internacionales y ocurrida en la ciudad de Al Haula, en la provincia de Homs.

Al menos 92 cadáveres, entre ellos los de 32 niños, fueron encontrados el sábado en esa localidad, además de cientos de heridos, por los observadores militares y civiles de la ONU.

Por su parte, el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) expresó su indignación por las muertes de esos 32 niños, “menores de diez años y las heridas de centenares” de personas.

“Este indignante crimen contra niños que no son parte de la batalla subraya la urgencia de encontrar una solución al conflicto sirio”, dijo la portavoz de esa agencia de la ONU, Sarah Crowe, quien también indicó que “una matanza como ésa no puede quedar sin castigo”.

Crowe envió sus condolencias “a las familias sirias que tanto han sufrido en estos quince meses de disturbios”, en referencia a la fecha en la que comenzó la violenta represión del régimen de Damasco contra la población civil y los opositores.

“Los observadores de UNSMIS han visto los cadáveres y han confirmado el uso de artillería y de bombas disparadas contra zonas residenciales”, señala Ban en su comunicado.

El máximo responsable de la ONU subrayó que “los responsables de esos asesinatos deben responder por ello”, al tiempo que envió sus condolencias a los familiares de las víctimas y a los heridos.

De nuevo Ban reiteró “su grave preocupación por la falta de protección de los civiles en Siria”.

Ban y Mood pidieron al régimen de Damasco “el inmediato fin del uso de armamento pesado contra los centros de población” y reiteraron que “toda forma de violencia tiene que terminar”.

Previamente el jefe de los “cascos azules” que supervisan el alto el fuego en Siria denunció la “brutal tragedia” ocurrida en Al Haula, de la que la oposición siria ha culpado a las fuerzas del régimen.

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, prevé viajar a Damasco el domingo por la noche por segunda vez para evaluar el acuerdo suscrito hace más de un mes por las partes que estipulaba un alto el fuego que ha sido incumplido sistemáticamente.

Annan se reunirá con Al Asad, y con figuras de la oposición del país árabe.

Pese al despliegue de los observadores internacionales, la situación en Siria es de “extrema gravedad”, señaló Ban el viernes en un informe al Consejo de Seguridad, al tiempo que alertó del incumplimiento del plan de paz de Annan.

Ban subrayó en ese documento que el Consejo de Seguridad analizará el 30 de mayo que “el nivel general de violencia en el país permanece bastante alto” y que pese a que el esfuerzo internacional provoca algunos cambios sobre el terreno, “persisten niveles inaceptables de violencia”.

También denunció “abusos en violación de la resolución 2.043 (del Consejo de Seguridad) y del plan de paz de seis puntos”, además de asegurar que el Ejército sirio no ha dejado de usar armamento pesado en muchas áreas del país, incluidas zonas residenciales.

El diplomático surcoreano denunció también en ese documento que Al Asad sigue perpetrando “violaciones masivas de los derechos humanos”, entre ellas “detenciones arbitrarias, tortura, desapariciones forzadas y ejecuciones masivas de activistas, opositores y desertores”, y dijo que las fuerzas opositoras también violan los derechos humanos, “aunque a menor escala”. EFE