Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cristina pide diálogo al Reino Unido. Malvinenses, lo piden a Cristina

Naciones Unidas, (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, pidió al Reino Unido desde la tribuna de la ONU que actúe con “mayor inteligencia” y acceda a retomar el diálogo sobre las Malvinas, una cuestión que calificó de “problema regional y global”.


Publicidad

“El Reino Unido debería actuar con mayor inteligencia, porque una negociación permitiría que se dieran asociaciones beneficiosas para América del Sur y todo el mundo”, dijo la mandataria durante su intervención ante el Comité Especial de Descolonización de Naciones Unidas, que hoy estudió un año más el caso de las Malvinas.

Fernández, que extendió su discurso en alrededor de 40 minutos y finalmente no atendió a la prensa, exigió al Gobierno británico que apueste por retomar las negociaciones sobre el futuro del archipiélago que el Reino Unido ocupó en 1833 y por el que ambas naciones se enfrentaron en una guerra que terminó hace 30 años.

“Pedimos poco. No pedimos que nos den la razón, sino que se sienten en una mesa a dialogar. ¿Puede alguien en el mundo contemporáneo negarse a dialogar y luego convertirse en adalid de las libertades y del mundo occidental y cristiano? Creo que no”, subrayó la presidenta argentina.

El Comité de Descolonización de la ONU aprobó hoy por consenso una resolución -presentada por Bolivia, Chile, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela-, que pidió una vez más a Argentina y el Reino Unido negociaciones “a fin de encontrar a la mayor brevedad posible una solución pacífica, justa y duradera”.

Fernández pidió, además de diálogo al Reino Unido, que sus autoridades, que no forman parte ni respetan las resoluciones del Comité de Descolonización, que empiecen a cumplir con las peticiones del organismo y se sienten en la mesa de negociación, porque la cuestión tiene un impacto regional y global.

“Es regional, porque defendemos los recursos de América del Sur. Es global porque defendemos el rol de un organismo internacional”, aseguró la mandataria, que dijo acudir a la ONU coincidiendo con el 30 aniversario del fin de la guerra “no por eso, sino porque en unos meses se cumplen 180 años desde que fuimos usurpados”.

Aseguró que los argentinos jamás fueron responsables de la decisión de ir a la guerra en 1982: “La dictadura decidió unilateralmente, sin consultar a ningún argentino los hechos de abril de 1982”.

Antes de su intervención, que se encontró después con el respaldo de los representantes de varios países, entre ellos Rusia, China y Siria, dos representantes de la Asamblea Legislativa de las Malvinas defendieron la permanencia de su actual relación con el Reino Unido y la celebración de un referéndum de autodeterminación.

El asambleísta malvinense Mike Summers invitó a Argentina a “sentarse y escuchar las visiones del pueblo” de las Malvinas “y a iniciar un diálogo”, algo, sin embargo, que el Gobierno argentino sólo concibe con el Reino Unido como interlocutor.

Los representantes de Malvinas trataron sin éxito de entregar una carta a Fernández cuando ésta salía de la sala en la que se reunió el comité, y algunos de ellos persiguieron a la presidenta junto a su comitiva hasta los ascensores de la sede neoyorquina de la ONU, pero tampoco lo lograron.

En la carta, los asambleístas plasman esa petición de diálogo y piden al Gobierno argentino que termine “su campaña de acoso e intimidación contra los isleños, y que nos permita vivir en paz en las islas que han sido nuestro hogar durante casi 180 años”.

El embajador británico ante la ONU, Mark Lyall Grant, compareció ante la prensa al término de la sesión y acusó a Argentina de verter datos erróneos sobre las Malvinas “por propaganda”, al tiempo que calificó de “decepcionante” que ese país haya aumentado “el nivel de la retórica en los últimos meses”.

“Lo lamentamos. Tenemos buenas relaciones con Argentina en casi todos los temas, pero no en éste. No vamos a hacer nada para agravarlo”, dijo el diplomático.

Ayer se cumplió el 30 aniversario del fin de la guerra de las Malvinas de 1982, un conflicto que se desató después de que las tropas argentinas ocuparan el archipiélago y en el que murieron 255 militares británicos y al menos 650 argentinos. EFE