Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Griegos van a elecciones ante la mirada ansiosa del mundo

Se considera a las elecciones una expresión de la voluntad del pueblo para colocar a un país en un nuevo derrotero con un gobierno que tiene el mandato de la mayoría, pero en una Grecia escindida, los comicios del domingo se erigen en un desafío para la definición consagrada de la democracia.


Publicidad

Los griegos se encuentran en un estado colectivo de depresión, aquejados no sólo por el debilitamiento de sus finanzas, sino también por las divisiones políticas con hondas raíces en la historia y por la confusión sobre su identidad y sobre el mismo concepto de estado.

Para colmo, un mundo observa ansiosamente a este diminuto actor de la comunidad internacional en busca de pistas sobre si la economía global seguirá por el sendero de la recuperación gradual o virará hacia otro escenario destructivo como el surgido luego del colapso en 2008 del banco de inversiones Lehman Brothers en Estados Unidos.

Una imagen aparecida el sábado en una calle de Atenas simbolizaba la percepción de desesperación, matizada con rasgos de resistencia, que prevalece en un país azotado por cinco años de recesión luego de varios años de crédito y consumo fáciles. Un indigente dormía en un umbral teniendo a un lado una caja de cartón con una ranura abierta en la parte superior con la esperanza de que los transeúntes depositaran alguna moneda. “No necesitamos al euro”, rezaba el lema en carteles proselitistas de un pequeño partido de extrema izquierda que estaban colocados en un muro colindante.

Los sondeos de opinión muestran que la mayoría de los griegos desean permanecer en la unión monetaria de Europa, pero los años que han pasado en la austeridad con pocas señales de mejoría han ahondado el sentimiento de aislamiento.

“La gente está angustiada por sus ahorros, sus empleos, su seguridad, su futuro y el de sus hijos”, expuso Stathis Psillos, profesor de filosofía en la Universidad de Atenas, en un correo electrónico.

Las elecciones del domingo pueden ser fundamentales para determinar si Grecia se hunde más en el caos económico, y es forzada a retomar su antigua moneda, el dracma, una eventualidad que equivale, al menos, en el corto plazo a un recorrido por el vacío económico y social.

Los principales contendientes son un partido tradicional, Nueva Democracia, que desea modificar el plan internacional de rescate que ha mantenido a flote las finanzas griegas, y el izquierdista Syriza que creció en popularidad porque rechaza el antiguo orden político y quiere acabar con el acuerdo del rescate en rechazo a los recortes que impone.