Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Egipto vota en 2da vuelta para elegir al sucesor de Mubarak

Los egipcios votaban el domingo por segundo día consecutivo en la segunda vuelta presidencial que enfrenta al último primer ministro del derrocado presidente Hosni Mubarak con un conservador islámico, una elección eclipsada por las dudas de que los militares cumplirán sus promesas de transferir a los civiles el 1 de julio.


Publicidad

Los candidatos son Ahmed Shafiq, un viejo amigo y admirador de Mubarak, y Mohammed Morsi, el candidato de la fundamentalista Hermandad Musulmana.

El ganador será anunciado oficialmente el jueves, pero el resultado podría conocerse tan pronto como el lunes por la mañana, sobre la base de encuestas de salida no del todo fiables realizadas por equipos de campaña y muestras de votos escrutados en todo el país.

Los dos días de votaciones siguen tras una semana de drama político, en la cual las fuerzas armadas declararon una ley marcial de facto y los jueces —nombrados por Mubarak antes de ser derrocado por una sublevación popular el año pasado— disolvieron el parlamento electo libremente, dominado por los islamistas.

Se espera que los generales que asumieron el poder tras la salida de Mubarak hace 16 meses detallen esta semana los poderes del nuevo presidente y nombren un panel de 100 miembros para redactar una nueva constitución, medidas que reforzarán el poder de los militares sobre el destino de la nación.

Para los activistas detrás de las manifestaciones masivas de 18 días que terminaron por derribar el régimen de Mubarak, luego de 29 años en el poder, la elección parece una broma cruel que destrozó su sueño de un nuevo Egipto: libre, democrático y sin ningún rastro del viejo sistema.

“Estoy frustrado y me pesa tener que elegir entre dos personas que odio. Tengo que elegir a un mal candidato sólo para evitar el peor de los dos”, lamentó un jubilado de pelo plateado que reside en el populoso distrito Bab el-Shariyá, de El Cairo. El hombre se negó a identificarse, por temor a represalias por hablar tan abiertamente.

Ziad el-Oleimi, una figura emblemática de la revuelta contra Mubarak, en la que murieron casi 900 manifestantes, dijo que “esta elección es esencialmente para escoger un nuevo dictador”.

“La revolución continuará y restaurará el derecho de quienes murieron en el levantamiento”, agregó.