Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU: Tema migratorio agita la contienda presidencial

ORLANDO, Florida, EE.UU. (AP) — El presidente Barack Obama y el virtual candidato presidencial republicano Mitt Romney están cortejando a la creciente población hispana de la nación debido a que el tema de inmigración ha surgido como un asunto relevante en la contienda por la Casa Blanca. El resultado podría dar forma a la política estadounidense durante generaciones.


Publicidad

Ambos candidatos planean pronunciar discursos en la misma convención política latina este fin de semana en Florida y podrían exhibir contrastantes ideologías políticas en un momento determinante.

Cada lado está creando estrategias dinámicas para resultar atractivos a los hispanos, quienes han apoyado a los demócratas en elecciones recientes. Hasta ahora, Obama está gastando más que Romney en mensajes publicitarios en español.

A menos de cinco meses de las votaciones, los electores hispanos están animados y poniendo mucha atención, dijo Arturo Vargas, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados, que esta semana realiza su convención.

Ambas partes están diseñando agresivas estrategias de campaña para atraer a un sector demográfico que para nada es uniforme, pero que ha apoyado a demócratas en elecciones recientes.

Hay mucho en juego no sólo en aquellos con gran población latina como Florida, Nevada y Colorado, sino en otros estados en disputa —como Ohio, Carolina del Norte y Virginia. La población hispana de Estados Unidos repuntó de aproximadamente 35 millones en 2000 a 50 millones en 2010, según la Oficina del Censo.

Los latinos están muy entusiasmados con Obama por su decisión de permitir a decenas de miles de jóvenes en calidad migratoria irregular quedarse en el país y trabajar. A cambio deben cumplir requisitos como ser menores de 30 años, haber llegado antes de los 16 y contar con estudios de secundaria o haber estado en el ejército.

La nueva política podría beneficiar hasta 800.000 inmigrantes jóvenes, según el gobierno, y a 1,4 millones, de acuerdo con el Pew Hispanic Center. La decisión llegó en un momento político oportuno, en el calor de la campaña.

De hecho, Obama ha disfrutado durante mucho tiempo del apoyo hispano: en las elecciones de 2008 ganó 67% del voto latino.

Romney ha batallado para dar una respuesta congruente y ha criticado las “promesas rotas” de Obama sobre el tema migratorio. “Estas personas merecen entender que su estatus será de largo plazo, no sólo cuatro meses y medio”, dijo el republicano esta semana.

Como es costumbre, Romney intentará enfocarse en la economía en la convención latina del jueves. El ex gobernador de Massachusetts argumenta que su experiencia en economía beneficiará a todas las personas que han padecido en el gobierno de Obama.

Aun así, la política de inmigración de Romney no es clara porque busca distanciarse de la dura retórica conservadora que dominó las elecciones primarias de su Partido Republicano a comienzos de año.

Por ejemplo en abril en Rhode Island, Romney se ganó los aplausos de su audiencia cuando dijo “queremos que la gente venga aquí legalmente. Y nos gusta cuando llegan hablando inglés“.

Incluso antes de anunciar las nuevas medidas, Obama estaba buscando construir su apoyo entre los latinos, superando por mucho el gasto de Romney en anuncios en español por radio y televisión, aunque Romney ha lanzado uno con uno sus hijos, quien habla español con fluidez.

Para una comunidad latina que se preocupa de que ningún partido esté haciendo lo suficiente, “ahora tiene a un defensor“, dijo, y agregó que “habrá eco más allá de la comunidad latina”.

LCPV