Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Policías bolivianos amotinados rechazan acuerdo con Evo

LA PAZ (BOLIVIA), 23/06/2012.- El ministro de gobierno, Carlos Romero (c), lidera una comisión durante una reunión con los policías de rangos bajos hoy, sábado 23 de junio de 2012, en La Paz (Bolivia), sobre el reclamo de mejores salarios de los agentes, que están amotinados desde el jueves, lo que motivó a que las autoridades decidieran mandar a los militares a patrullar las calles. La comisión y los dirigentes de los policías han tenido dos reuniones preliminares desde anoche sin resultados por el momento. EFE/ Agencia Boliviana de Información/

La Paz, 24 jun (EFE).- Los policías bolivianos de rangos bajos que están amotinados desde el jueves pasado rechazaron un acuerdo firmado hoy por sus representantes y el Gobierno de Evo Morales y mantienen sus protestas en reivindicación de mejores salarios.


Publicidad

El ministro boliviano de Gobierno, Carlos Romero, y un representante de los policías, Édgar Ramos, firmaron esta madrugada un convenio tras negociar toda la noche, pero los agentes rechazaron el documento y anunciaron que seguirán amotinados hasta lograr que su escala salarial sea similar a la de las Fuerzas Armadas.

Tras enterarse de la firma del convenio, los agentes desconocieron a sus dirigentes, quemaron el documento y salieron a marchar por la plaza Murillo, donde están el Palacio de Gobierno y el Parlamento.

También anunciaron que elegirán a nuevos representantes para volver a negociar con el Gobierno, pero dijeron que ya no lo harán con ministros, sino que quieren hablar con el presidente Morales.

El Gobierno y los representantes de los policías acordaron aumentar unos 32 dólares a un subsidio de 57 que reciben mensualmente para tareas de seguridad ciudadana, además de entregarles víveres dos veces al año y no una, como ocurre ahora.

Pero los policías consideraron insuficientes los acuerdos e insistieron en que sus salarios deben igualarse a los de las Fuerzas Armadas, pues mientras un agente de rango bajo gana ahora 178 dólares al mes, un militar de igual nivel recibe el doble.

En las regiones de Oruro, Cochabamba y Tarija el convenio fue rechazado, mientras que en Santa Cruz y otros departamentos donde también hay movilizaciones, los agentes analizaban los acuerdos para definir si los aceptaban o no.

La dirigente de las esposas de los policías, Guadalupe Cárdenas, que participó en las negociaciones, dijo a la radio Erbol que fue obligada a firmar el documento cuando planteó preguntar primero a los agentes si estaban de acuerdo con las ofertas gubernamentales.

“Yo indiqué que no debíamos haber firmado, que debíamos hablar con las unidades, pero me han obligado a firmar. Me dijeron que si iba a haber un enfrentamiento entre militares y policías, yo sería la mayor culpable”, sostuvo Cárdenas.

La ministra boliviana de Comunicación, Amanda Dávila, ratificó hoy la preocupación del Gobierno por la posibilidad de que se esté gestando un golpe de Estado, a instancias de la protesta de los policías y la llegada a La Paz esta semana de los nativos amazónicos que defienden el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

Morales y sus partidarios suelen recurrir al argumento de que la oposición conspira con sectores sociales movilizados por cualquier causa para dar un golpe de Estado aprovechando los conflictos. EFE