Ecuador. sábado 16 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

33 muertos y más de 100 heridos por explosiones en Irak

BAGDAD (AP) — Por lo menos 33 personas murieron este martes y unas cien resultaron heridas en medio de la alarma general y el fatalismo de los musulmanes chiíes que anticipan más tragedias durante sus peregrinaciones esta semana.


Publicidad

Una ola de explosiones ensangrentó cuatro ciudades iraquíes, sobre todo Diwaniya, a 130 kilómetros (80 millas) al sur de Bagdad, donde un camión con vegetales estalló en un mercado atestado donde mató a 25 personas e hirió a 40.

Uno de los vendedores del mercado, Salah Abbas, describió la escena de pánico después de la explosión. “Quedaron varios cadáveres calcinados sobre el piso“, dijo Abbas, que corrió a ayudar a los colegas heridos antes de la llegada de las ambulancias.

“La gente gritaba y lloraba; llegaban algunos para auxiliar a sus familiares mientras otros salían corriendo”, agregó. “Después circularon rumores de más vehículos con explosivos y se desató el pánico”.

Los ataques del jueves tienen lugar mientras cientos de miles de peregrinos chiíes se dirigen esta semana a la ciudad de Karbala para ceremonias religiosas que deben culminar el viernes. Los peregrinajes chiíes son un blanco predilecto para los insurgentes suníes vinculados con al-Qaida, y los ataques durante una marcha similar en Bagdad el mes pasado dejaron cien muertos.

Diwaniya está a 40 kilómetros (25 millas) de Karbala, que también fue blanco de dos explosiones en automóviles estacionados frente a un mercado que dejaron cinco muertos y 30 heridos.

Jubair al-Jabouri, director del consejo provincial de Qadisiya, confirmó la cifra de bajas en Diwaniya, una ciudad chií y capital provincial. Atribuyó los ataques a al-Qaida. “El terrorismo no tiene religión”, afirmó. “Los terroristas atacaron hoy a los inocentes en Karbala y Diwaniya”.

Nadie se atribuyó inmediatamente las explosiones, que se producen después de un mes particularmente sangriento contra peregrinos chiíes, funcionarios del gobierno y fuerzas de seguridad.