Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un tercer tanque ha explotado en Amuay

PUNTO FIJO, Venezuela (AP) — Un tercer tanque de combustible comenzó a incendiarse en la refinería occidental de Amuay, donde una explosión por fuga de gas dejó 48 muertos y 151 heridos.


Publicidad

El ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, informó el lunes el incendio en un tercer tanque de nafta catalítica, e insistió en que los tres tanques que se están incendiando en la actualidad “están todos confinados”.

“Tenemos dos tanques que están en proceso de extinción. Se están consumiendo los tanques”, agregó.

“No hay ningún riesgo de un evento mayor”, declaró el ministro a la AP al descartar que el incendio que persiste en los tres tanques pueda propagarse a otras áreas de la refinería, una de las más grandes del mundo y ubicada en el occidente venezolano.

El fuego se extiende desde hace tres días en grandes columnas.

La fiscal general Luisa Ortega Díaz informó el lunes que el número de muertos aumentó a 41, de los cuales solo uno no ha logrado ser identificado. Otras 151 personas resultaron heridas , pero solamente 33 están hospitalizadas en diferentes centros de salud. La gobernadora del estado de Falcón, sin embargo, ha dicho que los muertos son 48.

Los residentes en un barrio próximo a la refinería dijeron que no tuvieron ninguna advertencia antes de la explosión ocurrida en las primeras horas del sábado.

Amuay, lunes por la tarde. @fotoraul

“Todavía no contamos con elementos para determinar las causas del accidente, hay que esperar”, dijo la fiscal en rueda de prensa.

Agregó que “hasta este momento no hay ninguna persona desaparecida, no tenemos ninguna información o recibo de alguna denuncia de que se tenga un familiar desaparecido”.

Ortega indicó que un equipo especial del Ministerio Público estará a cargo de la investigación de los hechos en articulación con la policía, las fuerzas armadas y expertos petroleros.

Entre los pobladores de los sectores La Pastora y Alí Primera, aledaños a la refinería de Amuay, crecen las dudas sobre las explicaciones dadas por las autoridades acerca de las posibles causas del accidente en el Complejo Refinador, que dejó también más de 150 heridos.

Esteban Mosquera, de 31 años, un vecino del sector Alí Primera, una barriada pobre que colinda con la playa de almacenamiento donde se produjo la explosión, está preocupado por la frecuencia de accidentes en la industria petrolera.

“Creo sinceramente que es imposible evitar un accidente… pero tenemos más de cinco años donde si no es una cosa es otra, apagones en Amuay, incendios aquí en Cardón. Y después de esto estamos mucho más preocupados”, dijo a la AP.

Agregó que quienes viven cerca de refinerías entienden los riesgos que ello implica pero indicó que “aquí los accidentes en años recientes han sido muy frecuentes, pero habían sido leves, nada en comparación a esto… Sólo esperamos que nos ayuden, con la explosión lo hemos perdido todo”.

En la última década se han registrado numerosos accidentes y fallas en el Complejo Refinador de Paraguaná, integrado por las refinerías de Amuay y la adyacente Cardón que en conjunto componen uno de los sistemas refinadores más grandes del mundo, capaz de procesar diariamente unos 900.000 barriles de crudo y producir 200.000 barriles de gasolina, entre otros derivados del petróleo.

Al menos dos docenas de fallas eléctricas, incendios y explosiones de baja intensidad fueron reportados entre los años 2003 y 2011. El más grave de ellos ocurrió en enero de 2009, cuando un incendio en el área de tanques de Cardón dejó un saldo de al menos una decena de heridos.

El presidente Hugo Chávez dijo el domingo que falta determinar las causas, pero que no se puede decir por ahora que haya sido por falta de mantenimiento.

Sin embargo, críticos y expertos en el manejo de la industria petrolera afirman que las refinerías venezolanas acusan fallas y retrasos en el mantenimiento. Otros afirman que los problemas de seguridad se agudizaron como consecuencia de los despidos masivos que realizó el gobierno en la estatal Petrolera venezolana PDVSA.

Cerca de 18.000 empleados petroleros, que representaban 45% de la nómina de la empresa, fueron despedidos en 2003 por haberse sumado a un paro convocado por la oposición para presionar la renuncia de Chávez.

No fue hasta marzo cuando el gobierno logró restablecer la totalidad de las actividades de la corporación y elevar la producción de crudo.

Iván Freites, presidente del sindicato de petroleros de Falcón, afirmó que han alertado repetidamente a la empresa sobre “la delicada situación” de seguridad en las refinerías por el cúmulo de fallas.

“Nosotros veníamos alertando que había una serie de eventos: incendios, paradas imprevistas de equipos, líneas que fugaban y que causaban la paralización total de la refinería”, dijo a la AP en una entrevista telefónica.

Agregó que a principios de año informaron que la seguridad se encontraba en una situación muy delicada. “Eso era motivo de inmediatamente paralizar la unidad… la tragedia la han podido evitar”.

Thomas O’Donnell, un experto en petróleo adscrito a la New School University de Nueva York, indicó que “no se puede decir que un suceso cualquiera se debe a un patrón de falta de mantenimiento antes de que se complete la investigación”.

Pero agregó, sin embargo, que “se puede decir que este es uno de una serie de demasiados frecuentes accidentes en esta y otras refinerías venezolanas en los últimos aproximadamente cinco años. Sé por entrevistas que realicé con personas de negocios que contrata la prestación de este mantenimiento por PDVSA y de los contactos internos de PDVSA que sus refinerías han sufrido de negligencia sin precedentes y el retraso en el mantenimiento”.

Mientras se determinan las causas del accidente, los moradores de las zonas aledañas a la refinería siguen angustiados.

“Nosotros estamos más cerca de la refinería… solamente Dios sabe si en verdad eso se va a apagar o se va a seguir incendiando. Nosotros tenemos temor, la situación no es fácil”, dijo Karelys Miquelena, de 29 años, madre de dos niños cuya casa colapsó tras la explosión dejándola si techo y con las paredes agrietadas.

* Foto tuiteada por Raúl Romero.