Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Gobierno venezolano acusa a camarógrafo de Globovisión de intento de homicidio

La policía venezolana busca por intento de homicidio con arma de fuego a un camarógrafo de Globovisión, dijo este viernes el ministro del Interior, Tareck El Aissami, que implicó en el hecho al canal privado, al igual que lo hizo el vicepresidente del país, Elías Jaua.


Publicidad

Un equipo de tres personas de la emisora crítica del Gobierno “violó el cerco de una unidad productiva socialista” próxima a Caracas y cuando los campesinos les reclamaron “el ingreso sin autorización” el camarógrafo “Frank Tolosa abrió fuego” e hirió en el cuello a uno de los dirigentes, dijo el ministro a los periodistas.

Los otros dos miembros del equipo de Globovisión “confesaron que ingresaron sin autorización” a una productora agrícola en el estado Aragua (centro), “y que Tolosa abrió fuego” contra el dirigente ya fuera de peligro, indicó el ministro en una rueda de prensa.

Lo sucedido, perpetrado el pasado martes, añadió, “compromete a un canal de televisión que ha sido uno de los medios que manipula, tergiversa, descalifica y ataca todo el esfuerzo del Gobierno en materia de seguridad pública”.

“¡Qué se detenga el odio que propaga este canal que induce a sus propios trabajadores a cometer hechos delictivos y criminales!”, exclamó El Aissami.

El vicepresidente del Ejecutivo y ministro de Agricultura, Elías Jaua, encabezó hoy en la finca donde se registró el incidente un “acto de desagravio” a una comunidad campesina que, subrayó, fue “víctima de una agresión fascista, cobarde de Globovisión”.

Jaua aseguró que el equipo de Globovisión estuvo “acompañado” ese día de un ciudadano que identificó como Carlos Grapo y militante del partido opositor Primero Justicia y a la vez de “un grupo terrorista financiado por Estados Unidos” del cual no dio más detalles.

El vicepresidente del Ejecutivo había dicho la víspera en un comunicado que el presidente del país, Hugo Chávez, ordenó una “rápida y profunda” investigación “para identificar a los responsables directos e indirectos de este atentado criminal, para que sean puestos a la orden del sistema de justicia”.

Globovisión señaló en un comunicado difundido en su página web un día después del hecho que uno de sus equipos “estuvo presente” en la “situación” y ratificó que así lo informaron ya al Ministerio Público, “a los fines de la investigación que adelanta”.

Los “detalles, alcances y consecuencias” del hecho “aún deben ser establecidos por los órganos de investigación y por los tribunales” dijo y añadió que los miembros de la emisora fueron “sorprendidos por esta situación”.

Ello, prosiguió, porque “la ética de Globovisión ha consistido siempre en respetar y hacer valer los derechos de todas las personas, rechazar el uso de la violencia en cualquiera de sus manifestaciones”.

El medio privado detalló que en sus “18 años de existencia” cada vez que algún integrante de su personal “se ha visto involucrado en hechos de violencia, ha sido como víctima” y por ello repudió “el uso de argumentos diferentes a la razón”.

El pasado 29 de junio, Globovisión pagó “bajo protesta” una multa de 2,1 millones de dólares para evitar un embargo de bienes por 5,6 millones de dólares ordenado por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) tras ser acusado de apología del delito en la cobertura de una crisis registrada en junio de 2011 en una prisión cercana a Caracas.

Además, contra el presidente de Globovisión y empresario automotor, Guillermo Zuloaga, quien reside actualmente en EE.UU. y es considerado por las autoridades venezolanas un prófugo de la justicia, pesa una orden de detención desde junio de 2010 por un caso de presunto acaparamiento de automóviles y usura en su venta. EFE