Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Demócratas buscan el voto latino

CHARLOTTE, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — El alcalde de San Antonio, Julián Castro inició el martes la convención demócrata reafirmando que los votantes deberán escoger en noviembre entre un candidato que busca consolidar a la clase media y otro que prefiere favorecer a las personas acaudaladas.


Publicidad

“Esta es la opción ante nosotros. Y para mí, mi generación y todas las generaciones que vendrán después, nuestra selección es clara. Nuestra selección es un hombre que siempre nos has escogido”, dijo el abogado de ancestros mexicanos al convertirse en el primer latino en pronunciar el discurso principal de una convención demócrata. “Un hombre que ya es nuestro presidente: Barack Obama”.

Castro aprovechó el discurso más importante en sus 37 años de edad para mofarse del aspirante presidencial republicano Mitt Romney.

“Hace algunos meses, visitó una universidad en Ohio y dio a los estudiantes un pequeño consejo empresarial. ‘Crea una empresa’, dijo. ¿Pero cómo? ‘Pide dinero a tus padres si es necesario’, les respondió. ¿Cómo no pensé en eso?”, se preguntó con sorna.

Castro inició su alocución recordando a su abuela, quien emigró hace casi un siglo desde Coahuila, México, a San Antonio.

“Mi abuela no vivió para vernos en el servicio público. Pero probablemente le habría parecido extraordinario que solo dos generaciones después de su llegada a San Antonio, un nieto es el alcalde y el otro está camino —si así quiere la gente de San Antonio— al Congreso estadounidense”, dijo Castro refiriéndose a su hermano gemelo Joaquín, quien lo antecedió durante 90 segundos en el escenario.

“Mi abuela nunca tuvo casa propia. Limpió casas ajenas para pagar su alquiler. Pero vio a su hija ser la primera de la familia en graduarse de la universidad. Y mi madre luchó mucho a favor de los derechos civiles para que en lugar de un trapeador, yo pudiera sostener un micrófono”, agregó el alcalde en el discurso que preparó durante seis semanas. “Y si bien mi madre está orgullosa de mí esta noche, debo decirte, mamá, estoy aún más orgulloso de ti”.

La alocución de Castro estuvo antecedida por gran expectativa, porque Obama salió del anonimato e inició su carrera a la Casa Blanca al pronunciar el principal discurso de la convención demócrata en 2008.

El discurso de Castro coincidió con el mensaje principal de la campaña de Obama, que se presenta como la mejor opción para la clase media y describe a Romney como un millonario más cuidadoso de las ganancias corporativas que del bienestar de la población en general.

Los republicanos alegan que ven en el sector privado el principal generador de empleos, por lo que consideran vital reducir al mínimo sus obligaciones fiscales.

Michelle Obama, en los preparativos.

Los demócratas esperan que el discurso de Castro sirva para animar al electorado latino, clave para las aspiraciones de Obama para reelegirse pero que padece una tasa de desempleo superior al 8% que enfrenta la población general y que ha sufrido de manera especial el promedio sin precedentes de 400.000 deportaciones al año.

El alcalde de Los Angeles y presidente de la convención demócrata, Antonio Villaraigosa, sostuvo que los jóvenes traídos sin autorización a Estados Unidos durante su niñez son el futuro del país y los colmó de halagos.

Villaraigosa se preguntó si los estadounidenses están mejor actualmente que cuando el presidente Barack Obama asumió la presidencia del 2008, e inmediatamente respondió con fuerza “!Claro que sí! ¿Hay entusiasmo en la sala? !Sí! Pregúntele a los Dreamers si están mejor. !Sí lo están!”

El Dream Act es un proyecto de ley que allanaría un camino a la ciudadanía a los hijos de inmigrantes que viven en Estados Unidos sin permiso legal en caso de que terminen sus estudios universitarios. El proyecto de ley recibió la aprobación de la cámara baja en diciembre de 2010, pero no obtuvo los votos necesarios en el Senado.

Recientemente el gobierno de Obama anunció una serie de medidas para suspender temporalmente las deportaciones de algunos jóvenes que fueron traídos por sus padres cuando eran niños de manera irregular. Quienes cumplen con los requisitos establecidos por el gobierno en la llamada “acción diferida” pueden también recibir un permiso de trabajo de dos años, que puede ser renovado.

La reforma migratoria fue una de las promesas que formuló Obama a la comunidad latina en su campaña del 2008 para llegar a la presidencia y es uno de los puntos que la comunidad latina le reclama como promesa incumplida.

Por ello, las 30 principales organizaciones latinas de Estados Unidos se declararon el martes complacidas con la plataforma demócrata difundida la víspera que reitera su apoyo a la reforma migratoria integral, pero advirtieron que esperan un compromiso real para darle máxima prioridad en caso que el presidente Barack Obama resulte reelecto.

La Agenda Nacional de Liderazgo Hispano dijo a través de su presidente Héctor Sánchez que la asociación de 30 organizaciones hispanas de derechos civiles creada en 1991 ha solicitado reuniones con Obama y con el candidato republicano Mitt Romney para explicarles en detalle su propuesta de políticas públicas, la cual presentaron el mes pasado en la capital estadounidense.

“Los demócratas no deben asumir que automáticamente tienen el voto latino. Ante el sentimiento antiinmigrante, los latinos se han acercado a los demócratas, pero ellos necesitan representar legítimamente los intereses latinos, no solo predicar que el otro candidato es peor”, indicó en inglés.

José Calderón, presidente de la Federación Hispana, coincidió en que la plataforma demócrata suena bien. “No ha cambiado respecto al 2008, pero lo que hemos visto en la práctica es otra cosa. Queremos ver si la reforma migratoria va a ser una prioridad para el Congreso y la administración”.

La plataforma demócrata, hoja de ruta para un potencial segundo mandato de Obama, no detalló las condiciones específicas sobre la reforma migratoria, ni tampoco se pronunció explícitamente sobre programas importantes para los inmigrantes sin documentación, tales como la cobertura que brinda Medicaid en las salas de emergencia o el acceso a educación superior con tarifas preferenciales como residentes del estado, y no a tarifas más costosas para residentes fuera del estado.

Con más de 50 millones de personas, la población hispana de Estados Unidos es la de mayor crecimiento en el país.

De acuerdo con organizaciones no gubernamentales, al menos 12 millones de hispanos estarían en condiciones de votar en las elecciones presidenciales de noviembre, tres millones más que en los comicios generales del 2008.