Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Cuba dice que la salud del estadounidense Alan Gross “sigue normal”

El Gobierno de Cuba afirmó este miércoles que la situación de salud del estadounidense Alan Gross, que cumple una condena de 15 años de prisión en la isla, “sigue siendo normal” y dijo que continúa a la espera de “una respuesta” de Estados Unidos para “dialogar” y “encontrar una solución al caso”.


Publicidad

Un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) cubano sostiene que “el estado de salud del señor Gross sigue siendo normal” y que “realiza regularmente intensos ejercicios físicos”.

“Cuba reitera su disposición a dialogar con el Gobierno de los Estados Unidos para encontrar una solución al caso del señor Gross y continúa esperando una respuesta”, resalta la nota oficial divulgada por la Cancillería cubana y suscrita por la directora de EE.UU., Josefina Vidal.

Además el comunicado confirma que Alan Gross “recibió tres visitas de su esposa a finales de la semana pasada, para las cuales se le dieron todas las facilidades y se le crearon las mejores condiciones”.

La esposa del subcontratista estadounidense, Judy Gross, dijo ayer desde Estados Unidos que se sentía “desolada” tras la visita que realizó a su marido en La Habana, porque su salud “continúa deteriorándose”.

“Ha perdido 47,7 kilos, y ha desarrollado artritis degenerativa y una masa detrás de su omóplato derecho”, refirió la mujer en un comunicado.

Asimismo, señaló que si bien el espíritu de su esposo “se mantiene fuerte” teme que “no sobrevivirá a esta terrible experiencia”.

Alan Gross, que trabajaba para una empresa subcontratista de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), fue encarcelado en Cuba en diciembre de 2009 por distribuir tecnología de comunicaciones a una comunidad judía.

En marzo de 2011 fue juzgado en la isla y condenado a quince años de prisión bajo la acusación de realizar actividades subversivas contra el Estado cubano.

Su caso se ha convertido en un nuevo foco de tensión entre el Gobierno de La Habana y el de Washington, que insiste en la inocencia del contratista y pide su liberación al presidente Raúl Castro. EFE