Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Buenos Aires despenaliza el aborto por violación o riesgo para la madre

ARCHIVO

La Legislatura de la ciudad de Buenos Aires aprobó este viernes el aborto no punible en los casos de violación o riesgo para la salud de la madre, supuesto que ya fue reconocido en una sentencia por la Corte Suprema de Argentina, tras un debate polémico que se prolongó durante horas.


Publicidad

La ley, aprobada por 30 votos frente a 29, y con la oposición de los legisladores del gobernante Propuesta Republicana (PRO), del alcalde, el conservador Mauricio Macri, establece que las mujeres víctimas de una violación podrán abortar sin autorización judicial y admite que una adolescente mayor de 14 años pueda hacerlo sin consentimiento.

Esta regulación se refiere a los supuestos del aborto no punibles establecidos en el Código Penal argentino y se ajusta a la sentencia de marzo de 2012 de la Corte Suprema de Justicia, que estableció que despenalizó el aborto en caso de violación.

El debate de la Cámara porteña desató una intensa polémica entre los diputados cuando María José Lubertino, del oficialista Frente para la Victoria, publicó en la red social Twitter un mensaje en el que instaba a dos diputados del PRO a sacar “sus rosarios y sus kipás” de “nuestros ovarios”.

Lubertino tuvo que pedir disculpas en el pleno y a través de la red por un tuit que fue calificado de “manifestación vergonzosa” por parte del jefe del bloque de su propio partido, Juan Cabandié.

Aunque está prohibido por ley, salvo en los casos no punibles establecidos en el Código Penal, en Argentina se registran alrededor de 500.000 abortos cada año, según estimaciones oficiales.

El Código Penal argentino habilita los abortos en casos de peligro para la vida o la salud de la madre, violación o abuso a una mujer discapacitada, aunque el artículo suscita diferentes interpretaciones entre jueces y médicos. EFE