Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama aventaja a Romney en colegio electoral

A una semana de los comicios, el presidente Barack Obama se encamina a una estrecha victoria en la búsqueda de los 270 votos del colegio electoral necesarios para ganar su reelección, tras haber repelido los intentos del republicano Mitt Romney de transformar el impulso tomado tras los debates en apoyo de los votantes de Ohio, de acuerdo con un análisis de The Associated Press.


Publicidad

Aunque el titular del ejecutivo tiene la delantera en el número de votos del colegio electoral, Romney ha cerrado la brecha, e incluso se ha puesto a la delantera en algunos estados cruciales, como Florida y Virginia.

Aunque se encuentra en una cerrada lucha con Obama por el voto popular, Romney continúa teniendo menos votos que Obama estado por estado. Sin los 18 votos de Ohio, Romney necesitaría victorias de último minuto en casi todos los estados indefinidos y en otros estados clave que hoy se inclinan por Obama, como Iowa o Wisconsin.

Para estar seguros, cualquier cosa que suceda en los próximos días podría influir en las elecciones del 6 de noviembre.

El análisis de la AP no pretende predecir el resultado de las elecciones del 6 de noviembre. Su objetivo es proveer un vistazo a una contienda que ha estado sumamente cerrada todo el año. El análisis se basa en encuestas públicas y sondeos internos de campaña, así como en gasto en anuncios de televisión, visitas de candidatos, organizaciones promotoras del voto y entrevistas con decenas de estrategas republicanos y demócratas en Washington y en los estados más reñidos.

El análisis muestra que Obama ganaría al menos 271 votos del colegio electoral de 21 estados, incluidos Ohio, Iowa y Wisconsin, así como el Distrito de Columbia. Romney parece encaminado a obtener 206 votos de 23 estados, entre ellos Carolina del Norte.

Colorado, Florida, Nevada, Nueva Hampshire y Virginia, con 61 votos en conjunto, podrían inclinarse por cualquiera de los candidatos.

“¡Cuento con Iowa! Iowa podría ser donde se decida al próximo presidente”, expresó Romney en una de las dos escalas que efectuó la semana pasada en el estado.

Romney confía en lo que sus partidarios llaman el impulso que adquirió al final de la campaña.

Según previsiones, casi 35% de los electores habrán depositado sus votos antes del 6 de noviembre, en persona o por correo. Más de cinco millones de personas ya votaron. Ninguno de los sufragios es contado sino hasta el 6 de noviembre, aunque algunos estados han difundido estadísticas sobre la filiación partidista de quienes han depositado su voto.

Obama, que ganó en 2008 en lugares donde los demócratas no habían conseguido la victoria durante una generación, mantiene diversas alternativas para alzarse con el triunfo.

La combinación más sencilla de Obama para la victoria sería que ganara en Ohio, Iowa y Wisconsin, que se inclinan a su favor. También podría conservar la Casa Blanca si gana en Ohio, Wisconsin y Nevada. Si perdiera Ohio, podría prevalecer con victorias en Nueva Hampshire, Iowa, Wisconsin, Nevada y Colorado.

Romney tiene menos opciones para el triunfo. Necesita llevarse Florida y Virginia, donde los republicanos consideran que está en buena posición, así como tomar control de Ohio y además también ganar Nevada, Colorado o Nueva Hamphsire.

Si Romney pierde en Ohio deberá compensar los 18 votos electorales con un mejor desempeño en territorios que apoyan a Obama.

Obama tenía una fuerte posición en el estado antes de los tres debates presidenciales. Pero el fuerte desempeño de Romney en ellos le ayudó a ganar terreno. Sin embargo, republicanos y demócratas coinciden ahora en que cualquier ímpetu que Romney tuviera en Ohio por los debates ha perdido su efecto y el estado nuevamente se está inclinando hacia Obama; los sondeos muestran una contienda cerrada.

En Nevada, Romney cuenta con el apoyo de sus compañeros mormones y, dado el alto desempleo y tasas de desahucios hipotecarios, podría superar a Obama. Pero el equipo del presidente parece cada vez más confiado en ganar el estado, en parte por el respaldo de la floreciente población hispana.

Florida, el mayor premio electoral entre los estados más disputados con 29 votos electorales, es vista por las dos partes como reñido.