Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU: Frío se cierne sobre afectados por Sandy

La caída de la temperatura puso el domingo a más gente en peligro en una región que sufre ya carestía de gasolina, persistentes apagones y brotes de delincuencia como secuela de la tormenta Sandy.


Publicidad

El alcalde neoyorquino Michael Bloomberg buscó evadir la controversia suscitada por la cancelación del maratón anual de esta ciudad, considerando la situación de miles de personas que sufren de forma especialmente cruel las consecuencias de Sandy, muchas de ellas sin hogar y otras sin electricidad, ni agua corriente, ni gas, ni teléfono.

El alcalde dijo el sábado que la decisión fue la correcta y que su administración tiene problemas más acuciantes que atender en estos momentos, especialmente suministrar grandes generadores en áreas que necesitan con urgencia electricidad.

“Hablé con mucha gente que está preocupada y frustrada y padece frío”, dijo Bloomberg tras visitar el barrio de Rockaways en la zona de Queens. “No hay electricidad ahí y la temperatura está bajando. Incluso los que tienen generadores se las ven duras para obtener combustible”.

Bloomberg indicó además que solucionar la carestía de gasolina podría demorar días.

Más de 2,2 millones de personas siguen sin electricidad en varios estados tras haber tocado tierra Sandy el lunes por la noche.

Unas 875.000 siguen sin electricidad en la zona metropolitana de Nueva York, entre ellas 400,000 en Long Island. Empero, ha sido restaurado el 80% del tren subterráneo del sistema neoyorquino de transporte.

Nueva York volvió a abrir sus parques el sábado, pero las autoridades cancelaron el maratón del domingo.

Bloomberg cedió finalmente el viernes ante las crecientes críticas por la realización de la carrera, que debía comenzar en Staten Island, una de las zonas más castigadas por Sandy.

La tormenta ha causado, por ahora, 107 víctimas mortales, 41 de ellas en Nueva York.