Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mursi se pone por encima de todo con nueva declaración constitucional

El Cairo, 22 nov (EFE).- El presidente de Egipto, Mohamed Mursi, blindó hoy sus plenos poderes ejecutivos y legislativos, al ordenar que todas sus decisiones sean definitivas e inapelables ante la justicia hasta la entrada en vigor de una nueva Constitución.


Publicidad

El portavoz presidencial, Yaser Ali, leyó el anuncio en el que Mursi asesta un duro golpe a la separación de poderes en el Egipto posrevolucionario, y que parece destinado a acabar con la incómoda oposición mostrada hasta ahora por la cúpula del Poder Judicial.

“Las declaraciones constitucionales, las leyes y las resoluciones adoptadas por el presidente, desde que asumió el 30 de junio hasta que entre en vigor la Constitución y se elija al nuevo Parlamento, son definitivas e inapelables por cualquier método o ante cualquier órgano”, reza el anuncio.

De igual forma, según el texto, no se permitirá que sus decisiones sean “suspendidas o canceladas”.

Además de garantizarse su inmunidad, Mursi hizo lo mismo con la Asamblea Constituyente y la Cámara Alta del Parlamento o “Shura”, al disponer que no se permita a ninguna instancia judicial disolver cualquiera de las dos, controladas por las fuerzas islamistas.

El presidente ya goza de plenos poderes tanto en el ejecutivo como en el legislativo, después de haber asumido la labor del Parlamento tras la disolución judicial de la Cámara Baja solo dos días antes de su elección.

En declaraciones a la cadena de televisión “Al Yazira”, Alí explicó que las medidas de hoy no implican que se vaya a restaurar la Cámara Baja, sino que se celebrarán nuevas elecciones.

El Tribunal Constitucional tenía previsto pronunciarse próximamente sobre la validez de la actual Asamblea Constituyente, cuya composición ha sido recurrida por decenas de demandas.

Con su resolución, Mursi se quita de en medio también a uno de sus rivales en el estamento judicial, el fiscal general del país, Abdelmeguid Mahmud, y somete la designación de este cargo, que hasta ahora correspondía a los propios jueces, a la institución presidencial.

El nuevo fiscal general será el magistrado Talaat Ibrahim Mustafa, de 54 años, gracias a una nueva ley, que fija, con carácter retroactivo, en cuatro años el tiempo máximo para desempeñar este cargo.

El conflicto entre Mursi y la magistratura se remonta hasta casi el momento de su elección como presidente.

En una de sus primeras decisiones, el pasado julio, el mandatario ya revocó la disolución de la Cámara Baja, para tener que rectificar solo tres días después, tras recibir la negativa del Constitucional.

También tuvo que dar marcha atrás en octubre, cuando cesó al fiscal general y 48 horas después se vio obligado a retractarse.

Por otro lado, Mursi ordenó hoy también que se repitan las investigaciones y los procesos judiciales a los implicados en la muerte de manifestantes durante la Revolución del 25 de Enero de 2011 -con la que arrancó el proceso que derivó en la caída del régimen del presidente Hosni Mubarak (1981-2011)- y en los sucesos posteriores de la transición.

El anuncio tuvo lugar mientras cientos de jóvenes continúan manifestándose en la céntrica calle Mohamed Mahmud, junto a la plaza Tahrir y el Ministerio del Interior, un año después de los sangrientos disturbios con la policía en ese mismo lugar.

El pronunciamiento presidencial había sido esperado a lo largo de toda la jornada, en medio de cábalas sobre su contenido, y estuvo precedido por un despliegue de los Hermanos Musulmanes ante las puertas del Tribunal Supremo.

Medios egipcios informaron de que la Hermandad lanzó llamamientos a sus seguidores para dirigirse, antes de la lectura de la declaración, a la plaza Tahrir para expresar su apoyo al presidente.

El rechazo a la declaración constitucional llegó de inmediato desde diferentes sectores.

Uno de los más contundentes fue el premio Nobel de la paz y dirigente de uno de los partidos opositores, Mohamed el Baradei, quien escribió en su Twitter que “Mursi ha usurpado hoy todos los poderes del Estado y se ha proclamado nuevo faraón de Egipto”.

Mientras, el excandidato presidencial Amro Musa señaló que Egipto “entra en una etapa diferente, y que no es la de la democracia que esperábamos o de la soberanía de la ley que pedíamos. Que Dios nos proteja”.

La sucursal en Alejandría del influyente Club de Jueces, la principal asociación que agrupa a los magistrados egipcios, convocó una reunión de urgencia para analizar las decisiones presidenciales, especialmente la destitución del fiscal general.

“El Estado de Derecho está a prueba con estas resoluciones”, dijo el presidente de esta organización, Ezzat Awa, en declaraciones recogidas por la agencia oficial Mena, y añadió que es posible que se convoque una asamblea general del órgano. EFE

* Foto difundida por Associated Press