Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Assange: Los Estados pueden controlar comunicaciones por internet

Internet se ha convertido en una herramienta de control estatal donde la criptografía será la única forma posible de resistencia, afirmó este martes el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en una conexión en directo con un congreso sobre la red en la ciudad alemana de Hannover.


Publicidad

Assange leyó varios pasajes de su nuevo libro, -Cypherpunks ‘Freedom and the Future of the Internet’, en el que califica la red de redes de peligro para la civilización, y aseguró que en pocos años internet constituirá una “utopía posmoderna de control” de la que nadie podrá escapar.

Las técnicas de control se han abaratado tanto que para un Estado resulta más sencillo grabarlo todo constantemente e infiltrarse “en las venas y arterias de nuestras nuevas sociedades”, dijo Assange vía Skype desde su asilo político en la embajada ecuatoriana en Londres, citado por el portal “heise online”.

“Los Estados se entretejen con internet”, dijo el activista, de 41 años, durante el videoconferencia que dio inicio al foro ‘Convention Camp’, en el que unos 1.500 asistentes tienen previsto abordar asuntos en torno al mundo digital.

Las comunicaciones privadas a través de internet pueden ser controladas por el Estado en cualquier momento, advirtió Assange, “por lo que la criptografía es la última forma de resistencia pacífica”, subrayó.

“Lo cierto es que no vivimos en una sociedad libre”, agregó el australiano, quien señaló que internet es en ese sentido el mayor peligro, pues permite a los Estados y a su industria de control mantener represiones en pie, según la edición digital del diario ‘Hannoversche Allgemeine’.

Assange arremetió especialmente contra Estados Unidos y señaló que, entre tanto, la red social Facebook se ha convertido en “una máquina de espionaje de la CIA”, al tiempo que comparó la situación con la de los tiempos de los omnipresentes servicios secretos de la antigua República Democrática Alemana. EFE