Ecuador. domingo 10 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Interrogantes en torno a asunción de Chávez

CARACAS, Venezuela (AP) — A menos de una semana del inicio de un nuevo período presidencial, los allegados a Hugo Chávez no han dicho qué harán si el mandatario, quien lucha en Cuba contra un cáncer, no está en condiciones de asistir a la ceremonia inaugural.


Publicidad

Chávez no ha sido visto ni ha hablado desde su operación del 11 de diciembre y aumentan las especulaciones de que está agonizando. El hermano mayor del presidente, Adán, se sumó a una larga lista de visitantes esta semana en La Habana, en tanto que el vicepresidente habría demorado su retorno a Venezuela luego de visitar al menos dos veces a Chávez. El gobierno no da muchos detalles, pero admite que Chávez tuvo complicaciones que surgieron de una infección respiratoria y que su salud es “delicada”.

La frágil salud de Chávez generó numerosos interrogantes con miras a la ceremonia inaugural del 10 de enero, incluidos los de si se puede postergar la fecha, si magistrados del Tribunal Supremo de Justicia podrían tomarle juramento en La Habana y, sobre todo, qué pasa si Chávez no está en condiciones de asumir en la fecha indicada.

Si bien los aliados del presidente parecen unidos, algunos analistas especulan que podrían surgir diferencias entre el vicepresidente Nicolás Maduro, a quien Chávez nombró como su sucesor preferido, y Diosdado Cabello, el presidente de la Asamblea Nacional, quien se cree tiene mucha ascendencia entre los militares y ocuparía la presidencia temporalmente, hasta que se realicen nuevas elecciones, si Chávez no puede ejercer el cargo.

Cabello ha negado cualquier discordia en el partido socialista y el miércoles difundió a través de Twitter un mensaje en el que dijo que “ni la oposición venezolana ni sus jefes en el extranjero podrán con la voluntad inquebrantable de unidad revolucionaria”.

El jueves, no obstante, los planes de los chavistas seguían siendo un misterio.

La constitución venezolana dice que el presidente debe jurar el 10 de enero ante la Asamblea Nacional. Algunos funcionarios del gobierno han mencionado la posibilidad de que Chávez no esté en condiciones de hacerlo, aunque sin decir qué sucederá si ocurre eso.

Si un mandatario queda inhabilitado o fallece, se deben convocar elecciones en un plazo de 30 días y en el ínterin la presidencia queda en manos del presidente de la Asamblea Nacional, que es Cabello.

Líderes opositores han dicho que Chávez, quien fue reelegido para un sexto mandato en octubre, no parece en condiciones de continuar en la presidencia y exigieron que se convoquen elecciones en un plazo de 30 días si el presidente no está en Caracas el día de la ceremonia inaugural.

“El 10 de enero culmina el actual período presidencial y comienza otro”, afirmó el líder opositor Ramón Guillermo Aveledo el miércoles. “En caso de que el presidente electo no pueda acudir para la juramentación por razones relacionadas con su enfermedad, se debe asumir lo establecido en la constitución… Debe encargarse temporalmente de la presidencia de la republica el presidente de la Asamblea Nacional”.

Algunos allegados a Chávez sostienen que la fecha de la ceremonia inaugural puede ser corrida si Chávez necesita más tiempo para recuperarse.

Cabello señaló el mes pasado que la constitución estipula que si un presidente no puede asumir ante la legislatura, puede hacerlo ante jueces del Tribunal Supremo, que fueron designados por una legislatura mayormente chavista.

Su tesis de que la constitución no aclara dónde debe asumir un presidente ante el Tribunal Supremo dio lugar a especulaciones de que los magistrados podrían viajar a Cuba para realizar la ceremonia.

Los dirigentes opositores se fastidian cuando se habla de que Chávez podría asumir en el exterior e insisten en que el propio Chávez dejó en claro antes de operarse que su salud se deterioraba al designar a Maduro como su sucesor.

El legislador opositor Julio Borges dijo que eso fue un indicio de que Chávez sabía que no podría seguir ejerciendo la presidencia, pero que sus allegados se niegan a aceptarlo y mantienen el estado de salud del mandatario en secreto por temor a perder poder.

La presidenta del Tribunal Supremo Luisa Estella Morales dijo que el tribunal podría pronunciarse en torno a la constitucionalidad de una eventual postergación de la fecha de asunción. El tribunal no ha tomado el caso, pero Morales indicó el 20 de diciembre que podría hacerlo si se lo piden y que ese cuerpo tendría la última palabra.

El dilema constitucional es más complejo todavía, de acuerdo con González de la Vega, experto en la constitución y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

Antes de que se apruebe una postergación de la ceremonia inaugural, los legisladores deberían extender por 90 días el permiso de “ausencia temporal” que se le dio a Chávez para que fuese operado. Durante ese lapso la presidencia la ejercería el presidente de la Asamblea Nacional, dijo González de la Vega.

Para que ello ocurra, sin embargo, el Tribunal Supremo debería designar una junta médica que examine a Chávez y determinen si su salud puede mejorar y podría volver a ejercer el cargo.

Aveledo reiteró la demanda de la oposición de que el gobierno suministre un informe médico completo y dijo que de ser necesario podría ser una opción enviar una junta médica a Cuba para que analice el estado de salud de Chávez.

El alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma, un político opositor, fue más allá y propuso que se designe una comisión que viaje a Cuba compuesta por médicos, parlamentarios y otros funcionarios como los gobernadores opositores Henrique Capriles y Henri Falcón, y él mismo, según el diario El Nacional.

“Es nuestro derecho saber, con certeza, cuál es el cuadro clínico que sufre actualmente” el presidente, dijo Ledezma. “Creo que tenemos derecho a ir hasta allá y ver qué es lo que pasa”. “Ya basta de misterios”, insistió. “Venezuela no es una colonia de Cuba”.

Los desacuerdos que pueda haber entre oficialismo y oposición podrían comenzar a ser ventilados en público el sábado, en que la Asamblea General, controlada por el chavismo, renovará sus líderes.

___