Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Chávez cumple en Cuba un mes de convalecencia en completo silencio

Un empleado de la embajada de Venezuela sostiene una imagen del presidente Hugo Chávez en una misa católica dedicada al mandatario venezolano, en la Iglesia de Nuestra Señora de Regla, en Regla, frente a La Habana, Cuba, el martes 8 de enero de 2013. Chávez no ha aparecido ni hablado en público desde su operación del 11 de diciembre en Cuba, alimentando las conjeturas de que difícilmente podrá asistir a su investidura el 10 de enero. (Foto AP/Ramón Espinosa)

Caracas, 11 ene (EFE).- En silencio y alejado de las pantallas, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cumple hoy un mes de convalecencia en La Habana, mientras en Caracas el vicepresidente, Nicolás Maduro, inauguró junto al chavismo el “primer día del nuevo período de la revolución bolivariana”.


Publicidad

Después de que ayer arrancara la nueva gestión de Gobierno en ausencia del mandatario y con una multitudinaria “juramentación popular” en las calles de Caracas en lugar de su postergada toma de posesión, el cáncer sigue reteniendo a Chávez en Cuba sin que los venezolanos lo hayan visto, oído o leído por Twitter.

El mandatario, de 58 años, se sometió el pasado 11 de diciembre a una “compleja” operación por la reaparición del cáncer y se encuentra en situación “estacionaria” de la insuficiencia respiratoria que sufre como consecuencia de una severa infección pulmonar, según un reporte difundido por el Gobierno el lunes.

Durante la jornada, Maduro encabezó un encuentro junto a los ministros y gobernadores oficialistas en el que anunció que este año se construirán 380.000 nuevas viviendas para los pobres y que viajaría hoy mismo a Cuba.

“Este Gobierno está gobernando, todos los días, a toda hora, y como lo dijo el presidente Hugo Chávez: ‘hoy es el primer día del nuevo período de la revolución bolivariana'”, afirmó Maduro.

Confirmó que volvería a Cuba, adonde hoy también llegaron la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, y su colega de Perú, Ollanda Humala.

“Ahora, más tarde, a mí me toca salir para La Habana al salir de este evento para visitar nuevamente” a Chávez, indicó el también canciller.

Maduro, quien ya estuvo en La Habana del 29 de diciembre al 3 de enero, señaló que va a visitar a la familia del gobernante, a reunirse con el equipo médico y a trasladarle al “comandante-presidente” las “buenas nuevas de un pueblo trabajando haciendo revolución, con coraje, con disciplina”.

Desde Cuba medios locales informaron que Maduro llegó en la tarde a la isla, donde fue recibido por el canciller, Bruno Rodríguez.

En esta ocasión, Maduro contará con la compañía de Fernández, quien se trasladó hoy a La Habana para interesarse por la salud de su “querido amigo” Chávez, y Humala, que también llegó de visita oficial a la isla y, aunque en su agenda no figura en principio una visita al gobernante, dijo que se interesará por su estado de salud.

El ministro de Comunicación, Ernesto Villegas, dijo ayer a una emisora local que “el presidente está consciente de la situación en la que está”.

Puntualizó, además, que se mantiene “en comunicación con su equipo de Gobierno y con sus familiares que están en La Habana”.

En las últimas cuatro semanas a los venezolanos solo les llegó de Chávez una felicitación de Navidad transmitida por Villegas y un mensaje de fin de año a las Fuerzas Armadas, que Maduro leyó el pasado 28 de diciembre.

Treinta días después de que el mandatario pasara por el quirófano por cuarta vez en año y medio, los venezolanos tampoco conocen qué tipo de cáncer padece el jefe de Estado o al equipo médico que lo atiende.

Y, con la salud de Chávez como telón de fondo, la postergación de la toma de posesión y la continuidad del Gobierno, avalada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), sigue trayendo cola en Venezuela.

Constitucionalistas han advertido que Maduro continúa al frente del Gobierno, pero no puede nombrar ministros o embajadores, conceder indultos o declarar el estado de excepción al no estar formalmente encargado de la Presidencia, ya que Chávez solo le delegó unas competencias de gestión económica antes de viajar.

Por su parte, la oposición consideró “lamentable” la declaración del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el chileno José Miguel Insulza, de respetar la decisión tomada por los poderes venezolanos.

“Es francamente lamentable. Al leerla, no he podido evitar una profunda decepción. Cuesta creer que una persona que ha sufrido la dictadura (de Augusto Pinochet) y el exilio, acepte sin más la ‘versión oficial’ de un Gobierno”, expresó Ramón Guillermo Aveledo, secretario ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

En un comunicado, la OEA dijo hoy que respetaba “cabalmente, como no podía ser de otra forma, la decisión tomada por los poderes constitucionales de Venezuela con respecto a la toma de posesión”. EFE