Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Confirman muerte de dos estadounidenses más en el ataque en Argelia

El Gobierno de Estados Unidos elevó este lunes a tres la cifra de estadounidenses que fallecieron en el ataque terrorista contra una planta de gas en Argelia la semana pasada e informó de que otros siete ciudadanos de este país sobrevivieron.


Publicidad

Victor Lynn Lovelady y Gordon Lee Rowan, dos trabajadores estadounidenses de la planta de In Amenas, fallecieron durante el ataque a esas instalaciones, indicó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

Estos decesos se suman al del también estadounidense Frederick Buttaccio, cuya muerte ya fue confirmada por el Gobierno estadounidense el pasado viernes.

“Transmitimos nuestras más profundas condolencias a sus familias y amigos. En señal de respeto por la privacidad de las familias, no tenemos más comentarios”, indicó Nuland.

“Como ha dicho el presidente (Barack Obama), la culpa de esta tragedia está en manos de los terroristas que la ejecutaron, y Estados Unidos condena sus acciones en los términos más rotundos posibles”, señaló.

Estados Unidos seguirá trabajando con el Gobierno de Argelia para lograr un “mejor entendimiento” de lo sucedido y determinar cómo prevenir amenazas similares, añadió.

Según el balance oficial de víctimas mortales proporcionado por el Gobierno argelino, en el ataque terrorista, que comenzó el miércoles y concluyó el sábado con una intervención militar, murieron 37 extranjeros de ocho países y un argelino.

Un total de 792 trabajadores, 107 de ellos argelinos, sobrevivieron al asalto terrorista, el mayor de estas características en la historia reciente del país.

Veintinueve terroristas murieron en la operación militar lanzada para acabar con la toma del complejo.

El ataque fue reivindicado por el cabecilla terrorista argelino Mojtar Belmojtar, que dijo que fue en respuesta a la intervención internacional en apoyo del Gobierno maliense contra los grupos radicales islámicos que operan en las regiones septentrionales de Mali. EFE