Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Líder rebelde sirio es herido por explosión de bomba

BEIRUT, Líbano (AP) — Un líder militar insurgente que estuvo entre los primeros en convocar abiertamente a una insurrección armada contra el presidente Bashar al Assad resultó herido por una bomba colocada en su automóvil en el este de Siria, informaron este lunes rebeldes y activistas.


Publicidad

El coronel Riad al-Asaad —líder del organismo conocido como el Ejército Sirio Libre, que agrupa a varias organizaciones rebeldes y que ahora ha quedado marginado— sufrió la amputación del pie derecho luego de la explosión anoche, según un activista en el poblado de Mayadin donde se produjo el ataque.

Nadie respondió las llamadas al teléfono celular de al-Asaad.

Louay Almokdad, un portavoz rebelde, confirmó vía telefónica a The Associated Press que el ataque ocurrió e indicó que la amplitud de la lesión dejaba entrever que era probable una amputación, aunque no había recibido confirmación de que se hubiera llevado a cabo. Dijo que Al-Asaad se encuentra en condición estable en Turquía.

Hasta el momento nadie se ha adjudicado la responsabilidad por el ataque.

Al-Asaad, un ex coronel de la fuerza aérea siria que desertó y huyó a Turquía en 2011, se convirtió en jefe del Ejército Libre Sirio, un grupo de desertores del ejército que estuvieron entre los primeros en declarar que la lucha armada era la única forma de derrocar a Assad.

“Pronto descubrirán que la rebelión armada es la única forma de derrocar al régimen sirio”, dijo al-Asaad a The Associated Press en octubre de 2011, poco después de que se formara su grupo.

Sin embargo, al-Asaad se volvió luego poco más que una figura decorativa y su grupo fue reemplazado por la Oficina de los Jefes de Estado Mayor, asociado con la opositora Coalición Nacional Siria, encabezada por el general Salim Idris. Este organismo tampoco ha podido generar una autoridad generalizada dentro de Siria, donde la mayoría de los grupos obtienen sus propios fondos y armas.

El activista Mayadin dijo vía Skype que una bomba colocada en el asiento del automóvil en el que iba al-Asaad explotó mientras él hacía un recorrido por el poblado.

Los insurgentes controlan ahora esa población y la mayor parte de las áreas circundantes, señaló el activista, aunque el presidente Assad aún tiene partidarios. El activista, que habló a condición de guardar el anonimato por temor a sufrir represalias, culpó a éstos por el ataque.

Al-Asaad viajaba con un asesor y un activista local, Barakat al-Haweish, los cuales sufrieron heridas leves, informó el activista. Al-Asaad fue trasladado a un hospital de campo local, donde los médicos le amputaron el pie derecho antes de transportarlo a Turquía.

Por otro lado, la conducción política de la oposición en el exilio, la Coalición Nacional Siria, dijo el lunes que una delegación se dirige a Doha, en Catar, país sede de una cumbre de la Liga Arabe que empieza el martes y durará dos días.

Los cancilleres de los estados miembros de la Liga hoy decidieron conceder el escaño de Siria en el organismo a la oposición de ese país. El gobierno sirio ya había sido suspendido anteriormente.

Mientras tanto, varios ataques con proyectiles de mortero cerca de una glorieta del centro de Damasco provocaron la muerte de una persona y heridas a varias más, informó la estación de televisión Ikhbariyeh, del gobierno.

Nadie se adjudicó la responsabilidad por el ataque, lo que refleja la naturaleza frecuentemente caótica de la guerra civil de Siria, la cual comenzó hace dos años y en la que se enfrentan cientos de grupos rebeldes independientes contra las fuerzas de Assad.

La ONU dice que más de 70.000 personas han muerto desde que comenzó el conflicto con protestas políticas en marzo de 2011.