Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Lugo se somete a nueva prueba de paternidad

ASUNCION, Paraguay (AP) — El ex presidente paraguayo Fernando Lugo, destituido en un juicio político en el Senado, se sometió este lunes a una extracción de sangre con la que se buscará determinar si es el padre de un niño de diez años concebido cuando aún era obispo de una norteña diócesis.


Publicidad

“Estoy contenta porque por fin el ex presidente Lugo se hará la prueba de ADN”, dijo la madre del pequeño, Benigna Leguizamón, a los periodistas a la salida del despacho de la jueza Graciela Ovelar en el palacio de justicia de la capital del departamento Alto Paraná, a 340 kilómetros de Asunción.

Agregó que “mi expediente estuvo estancado desde 2010 pero ahora recuperó su tramitación. En 20 días estará listo el resultado del análisis de sangre en tres laboratorios”.

El ex mandatario, de 61 años y enfermo de cáncer linfático, no hizo declaraciones sobre su supuesta paternidad.

Los funcionarios del juzgado a cargo de Ovelar confirmaron por teléfono a The Associated Press la extracción de sangre pero se negaron a brindar otros detalles por restricciones legales teniendo en cuenta que el objeto de la discusión judicial, el supuesto hijo, es menor de edad.

Leguizamón afirmó que se involucró sentimentalmente con el ex clérigo estando contratada como limpiadora del edificio del obispado en la diócesis de San Pedro.

En abril de 2009 Lugo reconoció como suyo a un niño entonces de tres años nacido de su relación con Viviana Carrillo. El pasado enero le dio su apellido a otro infante cuya madre, Narcisa de la Cruz de Zárate, también dijo que conoció al ex obispo en la diócesis de San Pedro.

En tanto, la docente y activista de la pastoral social Hortensia Morán perdió un pleito contra Lugo en 2010 cuando el examen de ADN resultó negativo en su reclamo por la paternidad irresponsable de su niño entonces de 20 meses.

Lugo fue jubilado en 2004 por el papa Juan Pablo II como obispo y en 2007 presentó ante la oficina en Asunción de la Nunciatura Apostólica su renuncia como obispo emérito. En 2008, después de su elección como presidente de Paraguay, el papa Benedicto XVI aceptó la dimisión.