Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Legisladores no logran elegir al nuevo presidente de Italia

ROMA (AP) — Los legisladores italianos no lograron este jueves elegir en primera ronda al sucesor del presidente Giorgio Napolitano, cuyo periodo concluye en mayo.


Publicidad

La elección del próximo presidente es un paso importante para superar el estancamiento político que ha impedido durante casi dos meses la formación de un nuevo gobierno.

Aunque la figura de la presidencia es principalmente protocolaria, tiene la facultad de disolver el parlamento y convocar nuevas elecciones nacionales.

Los presidentes italianos, que son a menudo muy respetados y están por encima de la esfera política, pueden contribuir a la unidad nacional, vital en estos momentos de divergencias entre los políticos para sacar a la economía italiana de la recesión.

En la votación de hoy en ambas cámaras del Parlamento y en la de los electores regionales, terminó en primer lugar Franco Marini, dirigente sindicalista de larga data y ex presidente del Senado.

Sin embargo, a Marini le faltaron 151 votos para reunir la mayoría de dos tercios necesaria en alguna de las primeras tres rondas. Una segunda ronda de votación está prevista para más tarde el mismo jueves.

Los partidos políticos han mantenido durante semanas las divergencias en torno a los candidatos idóneos para suceder a Napolitano.

Sin embargo, el líder de la centro izquierda Pier Luigi Bersani y el líder de la centro derecha Silvio Berlusconi habían alcanzado un acuerdo sobre la candidatura de Marini, según la prensa. Pero persisten amplias divisiones en el partido de Bersani.

Por su parte, la tercera fuerza política más grande en el Parlamento, el movimiento 5 Estrellas contrario a la clase dirigente y que encabeza el cómico Beppe Grillo, pretende otro candidato presidencial: un constitucionalista.

El candidato de Grillo, Stefano Rodota, terminó en segundo lugar en la primera ronda de votación.

Si llegara a ser necesaria una cuarta ronda de votación en los próximos días, el nuevo presidente podría ser elegido con mayoría simple.

Las disputas sobre la presidencia reflejan las divisiones que no han logrado superar los legisladores desde las elecciones nacionales italianas del 24 y 25 de febrero, en las que la centro izquierda obtuvo el control de la Cámara baja de Diputados, pero no la de Senadores.

Bersani ha rechazado repetidamente la propuesta del magnate de medios Berlusconi para formar una “gran coalición” de gobierno a fin de evitar una nueva elección nacional.

El próximo presidente sondeará a los dirigentes políticos para ver quién reúne suficientes votos en el Parlamento a fin de que intente formar el nuevo gobierno, un proceso que podría tardar semanas.

Napolitano había solicitado antes a Bersani que viera si le era posible conseguir el apoyo necesario, pero no obtuvo el suficiente.