Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes sirios derriban helicóptero militar

BEIRUT, LIBANO (AP) — La insurgencia derribó un helicóptero militar en el este de Siria y murieron los ocho tripulantes, en tanto que las fuerzas del presidente Bashar Assad combatían el lunes a los rebeldes dentro de una extensa base militar aérea en el norte por segundo día consecutivo, dijeron activistas.


Publicidad

La destrucción de la aeronave constituyó una victoria para los rebeldes que luchan por derrocar a Assad debido el estancamiento en que ha caído el conflicto en los más de dos años que van de la guerra civil sin que ninguno de los bandos tenga capacidad para asestar un golpe decisivo.

En Ginebra, Carla del Ponte, de la comisión de la ONU que investiga los crímenes de guerra y otros abusos en Siria, dijo que había indicios de que la insurgencia y no el régimen ha utilizado el gas sarín, que ataca el sistema nervioso central. Sin embargo, la comisión se distanció rápidamente de esa afirmación y señaló que no había pruebas fehacientes para señalar a algún responsable.

Por su parte, funcionarios de alto rango del gobierno estadounidense dijeron que el régimen de Assad tiene la custodia de todas las existencias de armas químicas que se cree están en su poder. Los funcionarios solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones sobre el particular y afirmaron que como creen que la oposición en Siria no tiene armas químicas no puede lanzar un ataque con sarín.

La Casa Blanca afirmó el lunes que es muy probable que el régimen del presidente sirio, no la oposición rebelde, esté detrás de la utilización de esas armas.

Las declaraciones contradictorias ponen de relieve las dificultades para investigar las denuncias sobre la utilización de armas químicas. El presidente Barack Obama ha dicho que el uso de armas químicas por parte del régimen marcaría una “línea roja”, pero necesita más tiempo para determinar si las fuerzas de Assad lo han hecho en el conflicto.

Del Ponte, ex fiscal para crímenes de guerra, había dicho que los investigadores de la comisión tienen “sospechas fuertes y concretas, pero todavía no tienen pruebas irrefutables del uso de gas sarín, por la forma del tratamiento que se dio a las víctimas”.

“Tenemos evidencia de la utilización de armas químicas, en particular sarín. No por parte del gobierno, sino por parte de la posición”, afirmó Del Ponte en entrevista que difundió el domingo en la noche la difusora pública SRI que transmite en italiano.

Afirmó que basaba la afirmación en entrevistas con víctimas, médicos y hospitales de campo en los países vecinos.

Sin embargo, la comisión emitió el lunes un comunicado en el que afirma que “desea aclarar que no ha alcanzado conclusiones definitivas en cuanto al uso de armas químicas en Siria por parte de alguna de las partes en conflicto”.

La comisión de cuatro miembros fue nombrada por el Consejo de Derechos Humanos, de 47 naciones, el máximo organismo de la ONU sobre el tema, para que recopile las pruebas sobre los presuntos crímenes de guerra y otros abusos en Siria. Comenzó sus investigaciones en agosto de 2011.

La comisión casi no tiene acceso a Siria aunque a principios de año dijo que había efectuado al menos 1.500 entrevistas y corroborado exhaustivamente sus hallazgos con otras fuentes.

Estados Unidos ha dicho que según información de inteligencia, Siria ha utilizado el agente nervioso sarín al menos en dos ocasiones, aunque Obama ha subrayado que necesita más pruebas definitivas para tomar una decisión en cuanto a cómo responderá y si adoptará una acción militar.

El lunes, la lucha continuaba en Siria, donde aviones de guerra de Assad atacaron posiciones rebeldes dentro de la base aérea de Mannagh en el norte y las fuerzas del gobierno recuperaron el control de seis aldeas ubicadas a lo largo de una ruta estratégica que une la ciudad de Alepo, en el norte, con su aeropuerto civil, el segundo más grande del país.

Asimismo, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, difundió el lunes en internet un video que muestra a varios hombres armados junto a los restos del helicóptero.

En la grabación, uno de los combatientes dice que la insurgencia derribó el domingo en la noche la aeronave en la provincia oriental de Deir el-Zour, en la frontera de Siria con Irak.

Mientras el hombre habla, la cámara muestra varios cuerpos apilados en una camioneta. El combatiente agrega que murieron todos los elementos del presidente Bashar Assad que viajaban en el helicóptero.

El hombre afirma que los combatientes islámicos de la brigada Abu Bakr Saddiq derribaron la aeronave cuando despegaba de una base aérea cercana en Deir el-Zour, la capital provincial.

El Observatorio, que depende de la información que le suministra una red de activistas sobre el terreno, dijo que ocho efectivos militares perdieron la vida.

El domingo, rebeldes ocuparon partes de la base aérea militar de Mannagh tras semanas de lucha con las fuerzas del gobierno, las cuales han defendido durante meses esa extensa instalación cerca de la frontera con Turquía, dijo el Observatorio.

El lunes, aviones de combate de Assad atacaron posiciones rebeldes dentro de la base aérea de Mannagh mientras insurgentes y fuerzas del gobierno continuaban enzarzados en combates, dijo el Observatorio, que agregó que ambos bandos han sufrido un número no precisado de bajas.

Más de un millón de sirios han huido de sus hogares a causa de la guerra civil y se han refugiado en países vecinos como Jordania, Líbano y Turquía. Millones más están desplazados por la guerra en el interior de Siria.

En esta fotografía difundida por la agencia noticiosa oficial siria SANA, se observan varias construcciones dañadas luego de un ataque aéreo israelí en Damasco, Siria, el domingo 5 de mayo de 2013. (Foto AP/SANA)

En esta fotografía difundida por la agencia noticiosa oficial siria SANA, se observan varias construcciones dañadas luego de un ataque aéreo israelí en Damasco, Siria, el domingo 5 de mayo de 2013. (Foto AP/SANA)